Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   Copa del Rey   -   Sección:   Fútbol

El Levante y el Zaragoza pasan a octavos a última hora

Los maños remontaron al final y el Levante empató en el 95
Redacción
miércoles, 2 de enero de 2008, 02:35 h (CET)
El central brasileño Álvaro logró el empate y la clasificación en la última acción del partido. Por su parte, el Zaragoza sufrió para remontar a un gran Pontevedra. Necesitó de tres goles, el último llegó en el 91 ante el delirio de la grada. Diego Milito fue expulsado y no estará en el Bernabéu.

Christian Gaudioso / Zaragoza
El Zaragoza elimina al Pontevedra de forma agónica (3-1)

El Real Zaragoza logró su billete a los octavos de final de la Copa del rey de manera milagrosa con un gol en el descuento. Los fantasmas de la eliminación del Aris en UEFA aparecieron durante toda la noche por La Romareda pero el agónico tanto de Sergio García en el minuto 92 salvó los muebles del equipo y la cabeza de su entrenador Víctor Fernández de momento.

El choque comenzaba con el dominio maño pero el Pontevedra no se amilanaba y buscaba un tanto que le diera tranquilidad. Y lo logró en el minuto 18 merced a un dudoso penalti de Ayala que fue transformado por su pichichi Ígor. Oliveira y Diego Milito perdonaron el empate y llegó el descanso. Tras la reanudación, los zaragocistas se fueron a por la remontada y consiguieron el empate en el minuto 54 con un pena máxima cometida sobre Diego Milito, que él mismo ejecutó.

El Pontevedra aguantaba como podía en busca de contras pero Oliveira tras un rechace en el área ponía el 2-1 en el marcado a falta de 17 minutos. Y ya cuando el partido agonizaba en el minuto 92 Sergio García a pase de Gabi hacía respirar a su afición con el gol que sellaba el pase a octavos. En el 94’ Diego Milito fue expulsado de manera rigurosa por una entrada por detrás y no estará en el Bernabéu.

Juan Jose Tonda Martínez.
Empate en indolencia. Roscón para el Levante y carbón para el fútbol.

El Almería y el Levante se fueron de copas…y aún les dura la resaca. Resaca porque así fue el partido. Espeso, falto de brillo y sobre todo de ganas por ambos equipos. Pura indolencia.

Los locales fueron superiores en cuanto a posesión de balón, mientras los chicos del Levante, a la contra, ponían la verticalidad y las mejores ocasiones, y aún así un partido soso, muy soso.

Con los deberes hechos ya en la ida, de poco le sirvió al Almería el gol de Pulido (cabeceando un córner) en los instantes finales del partido dejándose empatar en el último suspiro por un Levante que al igual que el Almería mereció solo carbón.

Y es que hoy si fue un partido entre los últimos de la clase, un suspenso colectivo donde a pesar de todo los valencianos se salvan usando la misma chuleta que el Almería, llevándose el gato al agua y el suculento regalo de reyes: el pase a la siguiente ronda. Pero no nos engañemos, ni Levante ni Almería demostraron hoy nada en el campo, y poco creemos que les queda por mostrar. Nada si acaso un poco de suerte…y la esperanza, que nunca se pierde

Noticias relacionadas

El Atlético pone la quinta (3-0)

Griezmann, Thomas y Koke marcaron los goles.

La España de Fede Vidal debuta con goleada ante Dinamarca (10-1)

Alex inauguró el marcador con una gran vaselina en cuchara

Cuatro jugadores del Real Madrid, Cristiano Ronaldo y Messi, en el once ideal de la FIFA

Así es el el 'FIFA FIFPro World11' 2018

Un doblete de Quique González mete al Deportivo en 'playoff' de ascenso

El Granada recortó distancias con poco tiempo de maniobra

El Barça empata con el Girona y se interrumpe a sí mismo

Los culés firmaron un 2-2 con polémica por la expulsión de Lenglet
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris