Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La familia, el mejor apoyo

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
jueves, 3 de enero de 2008, 07:16 h (CET)
A través de Popular Televisión hemos podido ver reunidas en la Fiesta de la Sagrada familia, a más de dos millones de personas en la madrileña Plaza de Colón y aledaños, multiplicada esa cifra en los millones de personas que hemos seguido la Concentración por televisión.

Permítame, Sr. director, felicitar al Cardenal Rouco y a cuantos han participado en la organización de tan formidable evento. Han sabido poner al descubierto el valor y la fuerza de la familia, que pervive a través de generaciones en todas las culturas. Quien tiene familia tiene apoyo en la vida; quien no tiene familia, sufre la peor de las pobrezas y casi siempre el mayor de los desconsuelos. ¿ Quién no ha sentido en los momentos más duros de la vida, la calidad del apoyo de su familia, insustituible por otro tipo de amistad? El calor de la familia es el más barato y el que más calienta, el único que nos preserva del frío gélido de la vida en los momentos más difíciles. Cuando no hay dificultades todo son fiestas; pero aparecen en la vida y entonces sólo la familia tiene poder reconfortante. Sólo en la familia se valora al hombre por lo que es y no por lo que tiene o por lo que pueda llegar a ser, como muy bien expresó el Cardenal Rouco Varela.

No entiendo que gobiernos que se autoproclaman progresistas, menosprecien y nieguen protección y ayuda a la institución más humana y humanizante que ha existido, existe y existirá: la familia. ¡Qué pena!: algunos si hablan de la vida es para arruinarla con el aborto o la eutanasia; si hablan de la familia es para deshacerla con el divorcio exprés o con su equiparación a formas efímeras de convivencia, alejadas del pilar del matrimonio sólido, formado ahora y siempre por la unión estable y amorosa del hombre y la mujer; si hablan de educación es para dividir a la sociedad y corromper a la infancia y juventud. No quiero terminar esta carta sin un consejo que funciona mejor que una varita mágica: si se está a punto de tomar una decisión que pueda ser traumática para la propia familia, nos pongamos en manos de la Virgen. He aprendido, por la experiencia, que Ella, Madre de la Familia y de la Vida, puede salvarnos en las situaciones más comprometidas.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris