Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

Feliz Nochevieja a todos

Ángel Sáez
Ángel Sáez
martes, 1 de enero de 2008, 14:57 h (CET)
(Y, ASIMISMO, PROSPERIDAD Y SALUD PARA EL BISIESTO)

(Breve aclaración preliminar: Sí, sin duda; ése es mi deseo, de corazón, para todos, sin excepciones; incluso para quien ha contribuido con sus palabras, obras y ominosas omisiones a que estas Navidades, junto con las de hace 29 años, sean las más tristes de mi más que mediada vida. El texto -la evidencia es incontrovertible- está dedicado especialmente a la persona que se esconde -mejor, oculto- detrás del nombre y el apellido que aparecen expresados en él.)

Dilecta Maximiliana Pérez:

Aunque te parezca mentira o un imposible, mañana, san Silvestre, Nochevieja, mi espíritu andará vagando por algunas calles (harto conocidas para ti) de... (donde, como en Granada, todo milagro es factible), en torno al edificio en el que se halla el piso donde vives y, antes de que suene por última vez en el día el timbre de tu puerta, por arte de birlibirloque, ya estará contigo y con quienes celebres hogaño la noche de fin de año, entre los niños, jóvenes y adultos que degusten las sabrosas y variadas viandas del ágape que habrás preparado con mimo supremo (pues no sabes hacer las cosas de otra guisa), para que todos se chupen los dedos.

Desde un cristal, espejo o pantalla apagada del televisor, con un movimiento raudo, apenas perceptible, te haré un guiño, seña pactada, para que des, en los momentos inmediatamente posteriores a que suenen las doce campanadas y digieras otras tantas uvas (si ésas son también tradiciones "cronotópicas"), con tus labios (que tomaré prestados, pues, durante algunos minutos, no te pasmes, querida, serán los míos) dos besos en sendos carrillos de cada uno de los asistentes y les desees dichoso bisiesto. De madrugada, cuando estés descansado, ya decúbito supino, ya lateral, ya prono, durmiendo en tu cama, acaecerá otro prodigio, pues, en el folio en blanco que suelo dejarle encima de mi escritorio todas las noches a mi ángel profético, extraordinariamente, le habré trenzado unas líneas en las que le encargaba a mi revelador Ezequiel, si no tenía inconveniente u otra cosa mejor que hacer, que viajara en un pispás o santiamén a tu choza para que te estampase con sus labios, otro empréstito, un par de mis besos en tu frente.

Te agradece sobremanera todo lo que haces por recuperar y reverdecer su cuerpo y su alma, fulminados por el rayo, casi destrozados, que, con tu cariño y paciencia ayudas a recomponer, quien ha habilitado para ti una capillita u hornacina en la seo de su corazón,

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

Resumiendo la vergüenza

Los políticos tocan las palmas y mientras los ciudadanos nos ponemos a bailar

Regreso 2020; Caracas

Viaje sin retorno

Performance político

Pensar que hay que tocar fondo para poder levantar cabeza, me llena de incertidumbre

Medir las miserias en un planto

Si no fuéramos consumidores de los temas morbosos, todo ésto quedaría saldado

¿Será Sánchez capaz de pensar en España?

“Es evidente que el espíritu de consenso que inspiró la transición democrática está definitivamente enterrado”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris