Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Sindicalismo delincuente

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
lunes, 31 de diciembre de 2007, 04:48 h (CET)
A todos nos ha tocado sufrirlo en alguna ocasión. Pocos ciudadanos que hayan vivido a caballo de los siglos XX y este XXI no se han visto afectados por el sindicalismo canalla, a casi todos nos ha tocado alguna vez. No todos los sindicalistas son canallas, pero hay una minoría sonora que con frecuencia se ven amparados por la dirección del sindicato.

Son imprescindibles los sindicatos, sin ellos esto no sería una democracia, nos dominaría la ley de la selva y el patrón más poderoso impondría su fuerza, la de su dinero y sus lacayos, sobre los trabajadores desunidos. Sobre nosotros. Sin sindicatos viviríamos en un mundo peor.

Pero todos podemos poner ejemplos suficientes de sindicalismo canalla, quizá lo vivimos a través de aquellos taxistas que rompieron las lunas de los coches de aquellos compañeros suyos que no se querían, en el dignísimo ejercicio de su libertad, sumar a la huelga de taxis. Sindicalismo salvaje.

Quizá lo sufrimos cuando aquellos manifestantes feroces amenazaron con destrozar aquel pequeño negocio familiar, cuando pusieron silicona en la frutería de la que comía una modesta familia; quizá cuando cuatro camioneros desalmados pincharon las ruedas de los vehículos de aquellos compañeros que prefirieron trabajar aquel día de la huelga de transportes. Creían, torpes, que eran libres y que podrían trabajar. Sindicalismo salvaje, sindicalismo canalla.

O quizá lo hemos padecido ahora mismo, con la huelga de limpieza del metro de Madrid, cuando iracundos trabajadores volcaban en las bocas del metro todas las inmundicias de los contenedores próximos. Sindicalismo salvaje, sindicalismo canalla. Sindicalismo que no cumple, siempre impune, abusiva y arbitrariamente los servicios mínimos acordados.

Sindicalismo salvaje, sindicalismo canalla, pero también delincuente es el de aquellos ¿sindicalistas? que creen que provocar accidentes entre los pasajeros les ayuda en sus, muy posiblemente, justas reivindicaciones, que piensan que uno o dos ciudadanos con las piernas rotas, que una o dos personas con la cabeza abierta serían una buena base en la que sustentarse para alcanzar sus, repito, muy posiblemente justas reivindicaciones. Sindicalismo salvaje, sindicalismo canalla, sindicalismo delincuente.

Pero ese sindicalismo delincuente es apoyado por sus propios jefes sindicales, que lo consienten, que callan y otorgan, que permiten que estos malhechores se salgan con la suya, que amparan, protegen y esconden a quienes cometen delitos permitiendo que se vayan de rositas. ¿No se llama a eso mafia? ¿Cómo se llama a quien ampara a un delincuente que voluntaria e ilegítimamente pone en peligro la integridad física de otros ciudadanos? ¿Dónde está el Estado que defiende a estos vecinos que iban a trabajar, a ver al novio, a descansar a casa después de una jornada de prolongado esfuerzo, y terminaron con sus huesos por el suelo? ¿Dónde está el Estado que persigue a esos delincuentes y a quienes les guardan las espaldas? Pero sobre todo, ¿dónde está la limpieza, la honradez y la ética de esos dirigentes sindicales? ¿Dónde, su comportamiento superior, civilizado, democrático y legal?

Y de manera muy especial, ¿dónde están esos altos dirigentes de los sindicatos mientras todas estas cosas pasan? Quizá están practicando delante del espejo a ver qué gesto les queda cuando se llenan la boca de palabras como Democracia, Derecho y Legitimidad. Y Libertad.

Y no sienten vergüenza de sí mismos.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris