Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Un obispo confundido

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 31 de diciembre de 2007, 04:48 h (CET)
Cuando llegan estas fechas de final de año los diversos estamentos de la sociedad suelen hacer recuento y lanzar sus mensajes, disfrazados con el amor y la paz que se le suponen a estos días, a la grey de seguidores de sus doctrinas. Lo hace el Rey, igual que lo hacía Franco, a través de las diversas cadenas televisivas, lo hace el Presidente del Gobierno a través del gabinete de prensa de Moncloa, lo hacen los “virreyes autonómicos” a través de “sus” televisiones y lo hacen muchos alcaldes a través de los bandos municipales. Y ante tantos mensajes más de uno suele sentirse menoscabado en su orgullo y valía y se lanza por la calle del medio a perorar a diestro y siniestro sin parar mientes en las palabras que salen de su boca. Esto es lo que, a mi parecer, le ha pasado a Bernardo Álvarez, obispo de Santa Cruz de Tenerife, que ha querido decir la suya desde las páginas del diario “La Opinión”.

Y si el antiguo cardenal Razintger ha “montado el belén” desde Roma haciendo desaparecer el buey la mula del tradicional nacimiento vaticano el también pelicano Bernardo Álvarez ha “armado un Cristo” con sus palabras en las que mezcla la homosexuliada con la pederastia y casi casi parece alentar a la práctica de ésta. Ni el mismo Rajoy, amigo y beneficiario de obispos y cardenales, ha llegado a entender, pese a sus amplias luces, las palabras del isleño monseñor. “Hay menores que desean el abuso e incluso si te descuidas te provocan”, y como la carne es débil las paredes de los internados regidos por religiosos y de los seminarios han sido durante años mudos testigos de las caídas en el pecado de la carne de los más “descuidados”.

En un principio pensé que estas declaraciones del monseñor habían sido hechas el día de los Santos Inocentes y que, mediante una inocentada un poco fuerte y mezclando churras con merinas, intentaba justificar a aquel Herodes que ordenó matar a todos los niños varones de las familias judías para preservar su trono. Pero cuando vi que las palabras del mitrado habían sido dichas para celebrar la Navidad comprendí que, seguramente, acababa de llegar de Estados Unidos después de hacer un master sobre sexualidad impartido por alguno de sus colegas de aquel país que en materia de abusos y pederastia tienen un largo historial. Ya se sabe que el culpable, y más si hay pecado por medio, siempre es el otro y si, como en este caso, ese “otro” es menor, miel sobre hojuelas, una confesión y otra vez las puertas del cielo estarán abiertas para quien tan sólo “se ha descuidado”.

Pero lo más lamentable es que los colegas de mitra del Obispo Álvarez han dado la callada por respuesta, y ya saben que quien calla otorga. Los componentes de la Conferencia Episcopal Española han preferido callar y guardar su voz para protestar en la calle, antes de que el año acabe, contra este Gobierno socialdemócrata que para ellos huele a azufre, las gentes asotanadas prefieren tener un gobierno escorado más a la derecha y al que puedan manejar cual marionetas de feria y para ello ponen un vela a Dios en las iglesias y otra al diablo manifestándose en las calles como nunca lo habían hecho. Las elecciones están próximas y hay que dar un empujoncito a Mariano Rajoy para ver si, al fin, consigue sentarse en Moncloa y si para ello hay que salir a la calle pues se sale y punto.

Para esta ocasión desde la Conferencia Episcopal y desde sus voceros de la COPE han movilizado a toda su grey, con el Opus Dei al frente los obispos y cardenales españoles estarán en las calles madrileñas al lado de lo más granado de los ultras católicos, organizaciones como los Legionarios de Cristo o los Neocatecumales Kikos entre otros acudirán a Madrid para lanzar sus gritos y consignas contra esa España que según ellos, se rompe, mientras la llamada “familia tradicional” desaparece ante un aluvión de matrimonios homosexuales, un descenso de la natalidad fruto de tantos abortos y un gobierno totalitario que quiere educar a sus hijos entre el comunismo y el separatismo. Tal vez el monseñor canario podría aclarar sus ideas sobre homosexualismo y pederastia, sin mezclar para nada ambos términos, si acude a la manifestación de la mano del Presidente y fundador de los Legionarios de Cristo, el mejicano Marcial Maciel, pero la lástima es que no podrá hacerlo ya que este individuo está confinado en México precisamente acusado de practicar la pederastia entre sus más jóvenes seguidores. Pero a Rouco y sus amigos les importa una higa, ellos seguirán aferrados a la pancarta dibujando un panorama de España totalmente alejado de la realidad al tiempo que alejaran de ellos y sus adláteres realidades que se dan, en ocasiones, en sus alrededores y que tienen que ver con ese sexto mandamiento, ¿o era mandamiento sexo?

Noticias relacionadas

Canta y no llores

Tenemos aun latente un tremendo suceso al que no se le está dando la importancia que tiene, perdido entre tanto dolor e incomprensión

Cuando los filósofos caen en el separatismo

Algunas personas venderían su alma al diablo por un minuto de fama

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris