Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La Educación

Ana Abella
Redacción
lunes, 31 de diciembre de 2007, 05:03 h (CET)
Se dice que nuestro nivel educativo es hoy inferior al de otros países europeos. Ignoro que asignaturas y que contenidos ofrecen fuera de nuestras fronteras. Pero si sé que los niños y jóvenes actuales saben menos de algunas cosas que nosotros aprendimos forzosamente. Y me pregunto que es educar y para qué educamos.

He mirado el diccionario y he escogido la siguiente definición: “desarrollar o perfeccionar las facultades de una persona”. Y sin embargo me temo que la mayoría de planes educativos pretenden crear seres uniformes que pueden caer fácilmente en manos de manipuladores que se mueven por el poder, el negocio o la locura. Porque el verdadero peligro es no ofrecer una educación que haga comprender que no hay verdades absolutas sino retazos de verdad y que cada uno debe buscar su pequeño trozo.

Y pensando, he llegado a la conclusión que las asignaturas podrían resumirse en cuatro:

• La primera trataría del conocimiento de diferentes opiniones de escritores, y filósofos, sobre la historia, la vida y el mundo. Para ello naturalmente habrá que dominar el lenguaje hablado y escrito, y disponer de variada y extensa biblioteca así como de uso de fuentes informáticas. En clase se comentarían en grupo y a través de escritos personales. Ah! y la mejor manera de conocer la geografía será viajando y hablando con la gente del lugar.

• La segunda asignatura se referirá al ámbito científico. Mediante laboratorio se investigará o se accederá a interesantes descubrimientos.

• En la tercera se desarrollarán las habilidades artísticas, porque la belleza y la creatividad pueden transformar el universo.

• Por último habrá una educación práctica en valores tales como el compartir, y el respetar, sin olvidar el valor del esfuerzo y del trabajo.

Me gustaría conocer la opinión de maestros y políticos sobre éste modo de educar. Puede que los últimos no las encuentren útiles para sus intereses. Pero yo pregunto:

¿Tendrían poder los fanáticos del terrorismo con ciudadanos libres y satisfechos?

Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris