Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El aborto

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
sábado, 29 de diciembre de 2007, 22:02 h (CET)
El aborto es vomitivo, como vomitiva fue la acción inhumana de los nazis. El aborto no es signo de progreso sino de regresión a épocas de barbarie como la de Esparta que tiraba a los niños por el monte Taigeto. El aborto no es democrático sino una contradicción de la democracia: la democracia debe defender los derechos humanos, y el primero es el de la vida de todos.

El aborto no es un derecho de la mujer, que podrá cortarse el pelo o las uñas; pero no debe torturar y matar al hijo, sencillamente porque el hijo no es ella ni de su propiedad: los seres humanos no son propiedad de nadie y tienen dignidad desde su primer isntante de vida, es decir, desde al concepción. El aborto es aberrante, una atrocidad, un horror, es la dominación más bárbara que pensarse pueda del fuerte contra el débil. Horroriza a cualquiera que tenga entrañas, sea del signo político que fuere. No me arrepiento de no haber matado a ningún hijo mío, aunque me viera en apuros; no fui una madre burda e ignorante, sino una madre como la madre de quienes me leen, una madre que cuando un hijo llega a casa, le recibe y es capaz de darlo todo por él.

Noticias relacionadas

Rubalcaba sin florista

Una florista, ausente, que no asistió a lo que se tomaba como entierro político del Secretario General del PSOE Pedro Sánchez en la Tribuna de Nueva Economía Fórum

Los daños colaterales de la locura de Puigdemont

“Nace una ilusión y muere; pero su cadáver mismo queda insepulto en el alma y siempre en la mente fijo.” G. Núñez de Arce

Menores y mayores

Menores ladrones, instigadores, violadores e incluso asesinos de mayores, de personas muy mayores, de octogenarios que nada le han hecho

Orar, ¿qués es orar?

A los que estrudiábamos el Catecismo Ripalda, se nos enseñaba que "orar es levantar el corazón a Dios y pedirle mercedes"

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris