Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica literaria   -   Sección:   Libros

‘La sangre de los crucificados’ de Félix G. Modroño, un barroco thriller

Herme Cerezo
Herme Cerezo
martes, 19 de febrero de 2008, 04:17 h (CET)
Algaida Editores lanza al mercado una novela histórica con hábitos de thriller o un thriller con hábitos de novela histórica. Su título es ‘La sangre de los crucificados’ y su autor Félix G. Modroño. Se trata de la ópera prima de este escritor vizcaíno, curtido hasta el momento en otras disciplinas (relatos cortos y fotografías) y que ahora se atreve con una novela larga y, además, de época con todo lo que un reto semejante conlleva.

La historia arranca en 1682, un año después de la muerte de Calderón de la Barca, en pleno reinado de Carlos II, un monarca al que alguien describió como "más bien bajo que alto, no mal formado, feo de rostro"; de extraños andares: "no puede enderezar su cuerpo sino cuando camina, a menos de arrimarse a una pared, una mesa u otra cosa" y de no excesivas luces: "su cuerpo es tan débil como su mente. De vez en cuando da señales de inteligencia, de memoria y de cierta vivacidad". La acción se centra en tres asesinatos cometidos por una misma mano, relacionados con la talla de un Cristo, cuyo rostro guarda un acusado parecido con el de un herrador muerto. El obispo de Zamora, Alfonso de Balmaseda, encarga la investigación a don Fernando de Zúñiga, vizconde del Castañar. La trama, urdida mediante el desciframiento de unos anagramas, llevará al protagonista por lugares diversos de la geografía española: Zamora, Salamanca, las Batuecas – paraje habitado por demonios en el saber antiguo –, Madrid y Sevilla, donde las pesquisas conocen su desenlace.

‘La sangre de los crucificados’ es una novela interesante que va de menos a más. El prólogo, titulado ‘Noche triste’, atrapa en seguida al lector. El autor ha hecho una fuerte inversión en estas páginas iniciales, con dos buenos golpes de efecto. Quizá sobre algún adjetivo, pero no es este un pecado mortal, porque afortunadamente el posible exceso va amortiguándose en las páginas siguientes, que ganan en calidad e interés. La técnica de capítulos cortos, raro es el que pasa de las 5 hojas, empleada por Modroño, facilita la lectura del libro, que huye del bostezo para convertirse en un ejercicio de amena y rápida comprensión.

Siendo una ópera prima, la novela, por otro lado, presenta una doble virtud: en primer lugar, hay una buena correlación entre el lenguaje digamos "antiguo" y el actual. De tal manera que la novela de Félix G. Modroño realiza un mestizaje de castellano viejo y moderno con total naturalidad; y en segundo lugar, es de agradecer que los desplazamientos que en ella acontecen resulten extraordinariamente breves, livianos, sencillamente indispensables para su desarrollo argumental. En otras novelas de época, los viajes, sin embargo, terminan por convertirse en el eje central del texto, con lo que consiguen que muchos lectores abandonen su lectura, hastiados por el dolor y los problemas respiratorios. Dolor en los espaldares, por tanta cabalgada, y problemas respiratorios en las fosas nasales, obstruidas por tanto polvo inhalado durante el camino. Y me estoy refiriendo a títulos tan conocidos, reeditados y vendidos como ‘El último judío’ o ‘El médico’, ambos de Noah Gordon. Resulta curioso que una de las mejores "novelas históricas" donde las haya, ‘El nombre de la rosa’, ¿hace falta que transcriba el nombre del autor?, transcurra en un mismo lugar: el interior de un monasterio. Dejo para mejor ocasión otros matices culturales, esotéricos, legendarios y tradicionales introducidos en la novela, que le confieren un sabor todavía más acendrado a ‘La sangre de los crucificados’.

Félix G. Modroño presenta en su thriller barroco a un nuevo personaje para la galería de protagonistas literarios: don Fernando de Zúñiga, un patricio hispánico de segundo orden. El tal Zúñiga se nos describe como doctor en medicina y profesor de la universidad de Salamanca metido a detective, disculpen el anacronismo porque hablamos del siglo XVII, cuyos únicas herramientas de trabajo son su intuición, inteligencia y curiosidad. Va un poco de sobrado el tipo, de sabihondo quizá, aunque no tanto como Sam Spade o Philip Marlowe, sus colegas del siglo pasado. Don Fernando es capaz de mantener una prudencial distancia para observar los acontecimientos e investigar lo que lleva entre manos. A este viudo fiel, el mundo de los sentimientos le está vedado al menos en esta primera correría, en la que le acompaña un tal Pelayo, el Watson de turno.

‘La sangre de los crucificados’, que también presenta una espléndida portada y una edición cómoda para el lector (tamaño tipográfico y espaciado suficientes y adecuados), decae un poco al final. El escritor debería, tal vez, rematar su desenlace extrayendo algún nuevo "conejo" de su chistera, para que el lector conserve en su mente el buen sabor que, sin duda, le habrá producido a esas alturas la lectura del texto. Pero esto es sólo una cuestión de tiempo. Y a buen seguro que en las próximas entregas de este sabueso nobiliario, Félix G. Modroño nos propondrá soluciones más atrevidas, sin perder un ápice de las notables cualidades que presenta su novela, ya expuestas anteriormente. Así lo esperamos. Amén.

____________________

‘La sangre de los crucificados’, de Félix G. Modroño. Algaida Editores. Noviembre de 2007. 348 páginas, 20 euros.

Noticias relacionadas

Siete de cada diez autores escriben desde antes de los 16 años

Precocidad en las letras españolas

Editorial Kolima publica 'Ser Directivo', un manual sobre liderazgo de Julián Gutiérrez Conde

Un libro para aquellos que quieran ganar algo más que dinero

Roberto Arrocha publica 'Hoy sí me puedo levantar'

Un canto a la vida. A la esperanza

Mañana

Un microrelato de Esther Videgain

"La ‘Trilogía de la Ciudad Blanca’ se ha convertido no sólo en un fenómeno de ventas sino sobre todo de fans"

Entrevista a la escritora Eva Gª. Sáenz de Urturi
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris