Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sueño de Navidad

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
viernes, 28 de diciembre de 2007, 14:06 h (CET)
En Navidad yo soñé que los hombres eran amigo de la verdad y que no había opresión sobre la Tierra; que los todos se querían y que en la cesta de los pobres crujía el pan caliente; que los ricos habían comprendido que la felicidad está en dar y no en hacer acopio de riquezas.

Soñé que la cultura de la muerte había dado paso a la cultura de la vida y que ésta cabalgaba en brioso caballo; que la sociedad era intolerante con la aberración y el horror del aborto y que había un estatuto de respeto para el embrión; que las asociaciones provida se disolvían por innecesarias y que el terrorismo y el maltrato a la mujer eran cosa del pasado. Soñé que en los hospitales como en casa los enfermos eran tratados con cariño, y que no había emigrantes esclavos. Soñé que los esposos se querían y que los hijos podían dormir tranquilos porque había sido vencido el dragón del divorcio; que los padres educaban en la honradez, la responsabilidad y las buenas maneras y que no se contradecían sobre educación; que los ancianos eran recibidos con agradecimiento en la casa de sus hijos y que en Europa se necesitaban pocos asilos. Soñé que en todas las casas se celebraba la Navidad con un belén y que la familia reunida cantaba villancicos; que la comunidad educativa comprendía en todos los colegios que Jesús es el Salvador y que su mensaje de paz, de justicia y de amor deben aprenderlo los escolares. En fin, yo soñé con un mundo feliz y que Dios reinaba en cada corazón humano. Al despertar, ¿ me entristeció la utopía? No me abandonó la esperanza y creí que debía seguir soñando.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris