Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los delirios navideños de Benedicto XVI

Alicia Martinez (Madrid)
Alicia Martínez
miércoles, 26 de diciembre de 2007, 17:11 h (CET)
El actual dirigente de la Iglesia Católica, el Papa Benedicto XVI, se encamina a marchas forzadas hacia el fundamentalismo dogmático-religioso sin la aportación del terrorismo. Su objetivo prioritario es el de encumbrar a su institución al primer nivel del poder religioso mundial. Es una actuación premeditada, conocedor de la influencia islámica y del derroche evangélico de otras iglesias que cada día ganan más adeptos.

Ya, en su discurso de Ratisbona, apuntó las dos bases de su campaña: la coherente compatibilidad racional entre la fe y la razón -premisa fundamental para continuar creyendo en la existencia de Dios, particularmente, de su Dios trinitario- y el aviso contundente de la irracionalidad del Alá del Corán por inexistente o no verdadero al basar su teórica doctrina en la violencia. Por cierto, en tal sentido, al erudito intelectual alemán, no le falta parte de razón. No olvidemos, que el presidente católico es de cerebro docto y no da puntada sin hilo.

Siguiendo su camino evangelizador, publica su Jesús de Nazaret, libro que intenta actualizar los vetustos Evangelios y hasta la propia figura de Cristo, situándolo como genuino y único líder entre los dioses del orbe, es decir, más que un "primus inter pares", es un Primero exclusivo y verdadero. El fin último, es conseguir el liderazgo espiritual para que su Iglesia no desaparezca con los nuevos conocimientos a los que los hombres estamos accediendo, no descubiertos en el pasado y que hicieron posible el invento machaconamente humano de las religiones.

Ahora, parece que al citado Papa no le gusta la escenografía del belén que hasta el mometo se inspiraba en el evangelio de San Lucas. Prefiere cambiarla por la de San Mateo, con lo que va a desarmar el belén tradicional que, al menos, poseía belleza estética en lo natural de su paisaje, en lo bucólico de sus pastores y en lo cósmico del limpio cielo estrellado. Por lo que respecta a la mula y el buey, seguramente, desaparezcan, dado que el nuevo regente de la Santa Sede considera que los acogedores animales son un invento de los evangelios apócrifos. La nueva escenografía reflejará la realidad palestina y sus típicas arquitecturas. A ambos lados del nacimiento estarán la carpintería de José y una posada, convirtiéndose Nazaret y no Belén, en la cuna de la fe cristiana, ya que José cogió a María en su casa, la misma, donde nacería Jesús y San José, no hay que olvidarlo, vivía en Nazaret. En definitiva, el nuevo inquilino del Vaticano, está armando el belén, no sólo porque un día nos dice que ya no hay limbo, otro día nos dirá que adiós al purgatorio -ese infierno temporal- sino porque su ortodoxia que se afana de rigor y purismo está trascendiendo los límites de la exageración en lo sagrado y atentando la inteligencia de los que obsevamos las contradicciones grotescas de una Iglesia tan teatral, al más puro estilo italiano, como la católica. Si San Francisco de Asis inventó el belén, allá por el siglo XIII, déjese el invento como lo que es, un arte, a veces, otras, muy fallero como el de la calle de San Gregorio Armeno y, en muchas de las ocasiones, como un espacio que suprime temporalmente las distancias de estatus, edad, género o clase y convierte a los niños en mediadores que nos unen con el más acá, pues, el más allá, pertenece al ocultismo sectario de la casta sacerdotal.

¿Qué importa seguir a San Lucas o a San Mateo, si sus relatos conforman parte de un todo del imaginario popular tradicional.? Más congruente sería que la cúpula de Roma dejara de apegarse al poder de la política y el dinero, que es su auténtico belén. El severo teólogo, que manipula los mitos sagrados para no perder parroquia urbi et orbe, sabe que la religión siempre es popular, nunca de corte racionalista, por lo que, al menos, debiera aferrarse al Concilio Vaticano II y no al de Trento que se distancia mucho de la pietas francisca, tan popular y crédula.

Si la Iglesia Católica, antes de desaparecer, quiere de verdad empezar el análisis de su esencialismo doctrinal, respete, primero, la piedad hogareña de la tradición que, aunque conforme la religión popular, es más ingenua y emotiva que aquella de los teólogos doctrinarios que nunca dejan de inventar para el supuesto control de las mayorías. La derecha rancia, nostálgica y acosadora de formas religiosas -como la que representa, por ejemplo, la millonaria y cursilona Esperanza Aguirre-, siempre fusionada con el catolicismo nacional, que entone el villancico popular de toda la vida y deje al tudesco del Vaticano el villancico romano sin mula ni buey.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris