Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Ibarretxe en caída libre

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
miércoles, 26 de diciembre de 2007, 02:38 h (CET)
Juan José Ibarretxe ha recibido un tremendo varapalo en el Euskobarómetro. Sabe que no interesa como personaje político, ni en Vascongadas ni en el resto de España. Aprovecha opiniones y posturas de otros para dejarse ver. Es quien es, gracias a la noticia mediática que supone ETA y al asomo permanente del País Vasco a los medios de comunicación, casi siempre por el terrorismo, la violencia callejera y la extorsión. ¿Recuerda alguien una noticia generada en Vasconsgadas y que sea positiva para España? Como dice mi buen amigo, socialista él, al que recuerde una sola le regalamos la Alhambra. De no ser por ETA, al presidente Ibarretxe le conocería en España menos gente que al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera Campo. ¡Y ya es decir!. Al menos así lo hemos comprobado cada vez que salimos de la comunidad, que es con una extraordinaria frecuencia.

Como parece que éramos pocos, el remate lo ha esculpido Joseba Azkarraga, consejero de Justicia de la comunidad autónoma vasca, al incidir en que la sentencia del sumario 18/98 “es una lectura política al decir que todo es ETA”. Semejante estupidez acompañada de otra parecida, como es afirmar que “se están encarcelando las ideas” que se defienden con pistola, chantaje, tiro en la nuca y extorsión, me hace afianzar el convencimiento de que también el PNV está en las entrañas de ETA y en su entorno. Antes o después brillará la luz.

Nos encontramos con tres grandes presuntos culpables de la permanencia del terrorismo vasco actualmente. El presidente Rodríguez que dio alas a la ’serpiente’ etarra, la amamantó, se encamó con ella y la agasajó. Juan José Ibarretxe que cierra los ojos a la realidad y vierte lágrimas de cocodrilo, a la vez que culpa al primero que pasa frente a él, subvenciona a ETA y a todo su entorno, así como fomenta la amistad con el entorno etarra; aunque sea por miedo y cobardía. Y en tercer lugar, el PNV; nunca se había visto tan clara la inclinación pro etarra de esta formación y muchos de sus militantes.

Nos aseguran nuestros contactos del mundo abertzale que muchos vascos han pedido al Olentxero un líder capaz de correr a txapelazos a los falsos vascos y trepas ocasionales refugiados en el PNV, a la vez que por distintos conductos pretenden reconducir el camino de la paz y del bienestar, alejando a ETA de los nucleos de influencia, rompiendo amarras con los círculos abertzales más radicales y estimulando a los Cuerpos y Fuerzas del Seguridad del Estado y a la propia Policía autónoma vasca.

La ciudadanía vasca ha comprobado que la fidelidad comprada siempre es sospechosa y, generalmente, de corta duración, como decía Tácito. Por eso, fieles a la filosofía de Plutarco, comprueban que la verdadera libertad es sujetarse a las leyes de la razón.

Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris