Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Doble juego, ETA y PNV

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
domingo, 23 de diciembre de 2007, 07:59 h (CET)
El Gobierno vasco y el PNV siguen jugando al desconcierto. Lo habíamos anunciado hace unos días. Ya no engañan a nadie. El día de un atentado vierten sus lágrimas de cocodrilo y no más tarde del día siguiente vuelven a las andadas. Ahí está la reflexión de José Antonio Pastor, secretario general de los socialistas vascos, sobre la unidad de los nacionalistas de distinto ‘pelaje’.

Si se confirma la formación de una gran coalición para declararse víctimas ante la sentencia de la Audiencia Nacional, estaremos ante otra confirmación de sospechas. Hace tiempo que muchos vemos al PNV próximo, muy próximo a ETA y a sus intereses. Dan la de cal y la de arena; pero a la hora de la verdad ahí están, firmes y agarraditos del brazo con ETA. Hace muchos años que Isabel San Sebastián ajustó la diana con aquel pensamiento del árbol y las nueces. Pues bien, ETA sigue golpeando el árbol y el PNV recoge lo que puede, sobre todo victimismo. ¿Es que alguien duda de que el nacionalismo vasco necesite a ETA para subsistir?

No es de recibo que el mundo nacionalista pretenda defender lo que dice que son derechos de un grupo de condenados. Ponen en tela de juicio a la propia Justicia. Además de una aberración, estamos ante un baluarte de oposición permanente a la Justicia. El Gobierno vasco en su osadía, mala fe y afán de incordiar llega a decir que se ‘encarcela ideas’ desde el momento en que se condena al entorno de ETA. Ellos, los nacionalistas precisamente, que llevan subvencionando a ETA, a Etxerat, a Askatasuna y a todo su entorno muchos años, mientras otorgan migajas a las Fundaciones pro víctimas del terrorismo como la Fundaciones Gregorio Ordóñez y Miguel Ángel blanco.

De nuevo se les ha visto el plumero, tanto al PNV como al Gobierno vasco. Hace tiempo que no ven con perspectiva el gran problema del terrorismo vasco, que ni siquiera ellos han sido capaces de atajar. Se mueven en un mundo de complejos mal explicados y peor encajados. Viven asustados. Perdieron el rumbo. Pero quizá la mayor aberración de los últimos tiempos sea comprobar que la plataforma 18/98, en su permanente actitud de revancha contra la Audiencia Nacional, pida la “abolición” de ésta. Ahí es nada: chapuceros del nacionalismo, representantes de la algarada y aspirantes a ‘justicieros’ apagando fuego con gasolina. Vean, vean: PNV, Aralar, EHAK, ETA-Batasuna, ANV, ELA, LAB, EA, EB,… ¿A que les suena? Todos ellos juntos, revueltos, de la manita y txikiteando unidos por el casco viejo.

Y una prueba más de ello es que el Euskobarómetro rechaza, cada vez más, la actitud del PNV y, por supuesto, vuelve a rechazar unánimemente a ETA, mientras los nacionalismos aún apoyan iniciativas anticuadas e independentistas. Los despropósitos son tan flagrantes que la población vasca suspende a su propio presidente autonómico y valora a quienes han trabajado seriamente por la paz, como es el caso de Josu Jon Imaz.

Juan José Ibarretxe no se ha quedado atrás. Sabe que no interesa como personaje político y aprovecha opiniones y posturas de otros para dejarse ver. Es quien es, gracias a la noticia mediática que supone ETA y al asomo permanente del País Vasco a los medios de comunicación, casi siempre por el terrorismo y la extorsión. De no ser por ETA, al presidente Ibarretxe le conocería en España menos gente que al presidente de la Junta de Castilla y León. Y ya es decir. Al menos así lo hemos comprobado cada vez que salimos de la comunidad.

Como parece que éramos pocos, el remate lo ha esculpido Joseba Azkarraga, consejero de Justicia de la comunidad autónoma vasca, al incidir en que la sentencia del sumario 18/98 “es una lectura política al decir que todo es ETA”. Semejante idiotez acompañada de otra parecida, como es afirmar que “se están encarcelando las ideas” que se defienden con pistola, chantaje, tiro en la nuca y extorsión, me hace afianzar el convencimiento de que también el PNV está en las entrañas de ETA y en su entorno. Antes o después brillará la luz.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris