Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El Gobern del Tripartit tiene sequía de agua… y de ideas

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 23 de diciembre de 2007, 07:59 h (CET)
Perdonen, ¿ustedes saben de qué van estos del Tripartit catalán?, porque es muy difícil entender sus acciones y aún menos sus reacciones. Pongamos un ejemplo, un tema aparentemente baladí, bueno, tampoco podemos calificarlo de tan inocente si nos atenemos al revuelo que vienen armando los defensores de la naturaleza respecto a la conservación de las especies en peligro de extinción y los peligros que, para el mundo, representa el tema del calentamiento global. Se trata de una noticia que, para que no se propague demasiado, ha aparecido en la página 28 del periódico catalán La Vanguardia. Se trata de que el Tribunal de la UE ha condenado a la Generalitat de Catalunya por no proteger adecuadamente las aves. Al parecer, un proyecto de regadío viola la ley comunitaria. Naturalmente que una noticia de este calado siempre preocupa a la ciudadanía, pero si resulta que, en el Gobern catalán, está incluida una formación, los Verdes, especialmente beligerante en estos temas, –que hicieron una campaña en contra del PP en el caso del Prestige, tratando poco menos que de criminales a Fraga y los suyos; que han hecho bandera del cambio climático para arremeter contra las empresas y que claman contra las corridas de toros – no podemos dejar de maravillarnos que hayan permitido que el Gobern aprobara un proyecto que, precisamente, afecta a la superviviencia de un grupo de aves que habitan en zonas esteparias.

Y es que, en Catalunya, por si no fueran poco los apagones eléctricos; los estrambóticos episodios de la traída del AVE; la campaña desatada contra el castellano; el fracaso educacional; los problemas de los trenes de cercanías; los incendios en los hospitales ( todos ellos infradotados de medidas de seguridad); el desquiciado incremento de precios de productos de primera necesidad; la vergonzosa realidad de los crímenes cometidos en clínicas abortistas –sin que nadie se hubiera apercibido hasta que una organización defensora de la familia lo ha sacado a la luz pública –; resulta que, para remate, nos estamos quedando sin agua. En tres meses se nos ha anunciado que van a empezar las restricciones, tanto si ahora llueve como si no. ¿Se acuerdan ustedes de que el PP tenía un Plan Hidrológico Nacional?,¿ recuerdan que estaba hecho para optimizar el aprovechamiento de caudales de ríos como el del Ebro y otras importantes corrientes fluviales españolas? Y, ¿saben ustedes lo que hicieron los socialistas tan pronto como se hicieron con el poder? Pues, como no se podía esperar menos de ellos, ¡lo anularon! Sin más, sin dar pie a que se modificase si en algo fallaba; sin permitir que los técnicos imparciales lo estudiaran ni, mucho menos, querer discutir de él con sus promotores los del PP.

La solución alternativa fue la de las dessaladoras. Nada menos que 33 dessaladoras debían sustituir al plan de sus antecesores los populares. Según el nuevo Gobierno la construcción de estas depuradoras del agua marina deberían ser la solución a la endémica falta de agua que padece nuestra península. La primera objeción que se puede poner a este proyecto es que cada depuradora de estas cuesta una fortuna, vaya lo que coloquialmente calificamos como un riñón. Seguramente, según fuentes autorizadas, una solución dificultosa, menos práctica que la propuesta por el anterior plan hidrológico y, por supuesto, sólo apta para aquellas regiones que tuvieran litoral marítimo. Los resultados de tamaña aventura no pueden ser más desoladores porque parece que de aquellas 33 que se debían construir, después de cuatro años de gobierno del PSOE, parece que sólo se han inaugurados tres y se dice que alguna de ellas se ha inaugurado varias veces. En todo caso, como fácilmente se puede colegir, un apaño a todas luces insuficiente e ineficaz para paliar, aunque sólo fuera en una pequeña parte, la escasez de tan preciado líquido.

Lo lamentable del caso es que, aparte de hacerles la puñeta a Valencia y Murcia, al no poder beneficiarse del agua que se vierte en el delta del Ebro, en Tortosa, ahora es Cataluña la que se ve amenazada por la falta de agua del Ter y el Llobregat y con la perspectiva de unos embalses (construidos en la época del franquismo, no nos olvidemos) que están bajo mínimos.Ahora será cuando los catalanes nos podremos dar cuenta de la distancia que existe entre las promesas demagógicas y los proyectos serios y eficaces. No nos va a servir de nada que, por un revanchismo partidista, se dejaran de lado las soluciones más fáciles y efectivas a menor plazo, para ser sustituidas por unos proyectos faraónicos que, como era previsible esperar, no han podido ser llevados a cabo por falta de impulso político, por dificultades técnicas y por las, no menos importantes, dificultades de financiación. Las empresas se quejan ante lo que se les viene encima, los ciudadanos nos esperamos lo peor y el Gobern de la Generalitat lo único que es capaz de hacer, ante los que se avecina, es pedirnos que gastemos menos agua y que nos aguantemos. ¡Y estos son los que han de gobernar los Paisos Catalans!

Es fácil ponerse medallas en periodos de bonanza; es más rentable para los políticos dedicarse a hablar de independentismo y de identidad nacional cuando la gente vive bien y puede gastar dinero; es productivo para los políticos dedicarse a proyectos a corto plazo, fáciles de inaugurar y, si es posible, efectistas; pero ahora llega el lobo, el de la escasez de agua, de la crisis económica, del aumento de precios y las hipotecas por las nubes y el de el derrumbe del mercado inmobiliario. Ha llegado el momento, señores de la izquierda, en que nos demuestren cómo se desenvuelven ustedes en medio del tifón de la realidad y, por una vez, se dejen de zarandajas que a nadie importan. Si no están a la altura de las circunstancias: ¡váyanse!

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris