Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

La Navidad y la familia

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 22 de diciembre de 2007, 00:47 h (CET)
Este próximo lunes, como viene sucediendo desde hace más de dos mil años, se celebrará la Nochebuena, la noche en que, como casi todos saben –con la LOGSE cualquier cosa es posible- Jesús nació en un portal en la ciudad de Belén. Y este año, pese a los que están empeñados en borrar a golpe de legislación los pilares que sustentan nuestro mundo, que es esa civilización que ha permitido que las personas alcancen cotas de bienestar jamás vistas y en cuyo seno nació eso que llamamos democracia, miles y miles de familias volverán a reunirse alrededor de la mesa, no para comer conejo, sino para celebrar precisamente eso: sus raíces.

¿Qué contestarán todos a la pregunta de quiénes se reúnen? Las familias. Las mismas familias, verdadero soporte en momentos de crisis (que se lo cuenten a las familias que vivieron el felipismo, cuando sólo uno de sus miembros tenía la suerte de tener un puesto de trabajo), que vienen soportando desde hace décadas experimentos de ingeniería social por parte de quienes las consideran burguesas y patriarcales y cuyo objetivo no es otro más que liquidarlas. “Hay formas alternativas”, proclaman los que detestan esta institución pilar de nuestra civilización porque en el fondo lo que detestan es nuestra civilización y, sobre todo, la democracia liberal. Eso sí, coherentes no lo son mucho: si en los setenta el mensaje era que casarse era de carcas, que el matrimonio no eran más que unos papeles que a nada obligaban y que viva el amor libre o el “dejad que el niño se desarrolle solo” y el acoso al ama de casa –sigue estando mal vista-, a comienzos del siglo XXI, fracasada esa “extrátegia”, que escribiría ZP, cuando hay más ancianos solos y abandonados que nunca, familias desestructuradas y niños que se crían delante de la tele, afirman sin rubor que los más progre de lo progre es el matrimonio (¿les he contado alguna vez que yo estoy en contra del matrimonio civil –no del canónico; para los católicos el matrimonio es un sacramento-?¿Por qué no puedo acordar con mi pareja en contrato privado las condiciones que regirán dicha unión sin que el Estado meta sus narices ? ¿Qué es eso de que si me caso por la Iglesia automáticamente el Estado también interviene?). Eso sí, en esto del falso progreso siempre está presente el maldito aborto, ese eufemismo para justificar el holocausto de nonatos. Ese que no falte.

Pues para desdicha de nuestros progres (que encima son tan hipócritas que se apuntan al festejo) estas navidades abuelos, padres, tíos, hermanos, sobrinos, hijos, primos… se volverán a reunir para celebrar todos juntos la Nochebuena y la Navidad.

Y acaso, precisamente por el brutal ataque, incrementado durante la última legislatura, que viene sufriendo desde hace muchos años esa institución tan importante que es la familia, es por lo que numerosas organizaciones cristianas han convocado para el próximo día 30 de diciembre en la capital de España una gran fiesta, en la cual participará incluso el Santo Padre desde Roma. Porque la familia sí importa.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris