Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Estas navidades, por favor, nada de bebidas de vides

Ángel Sáez
Ángel Sáez
jueves, 20 de diciembre de 2007, 01:42 h (CET)
Me temo que quien sigue con alguna frecuencia lo que tiene a bien urdir servidor a diario, nada más leer el título de este texto, habrá colegido lo obvio, que, llegadas las fiestas más entrañables del año, ya está el tío tudelano este otra vez con la misma canción o parecida cháchara a la de antaño: si has bebido, no te pongas, por ninguna de las razones (habidas o por haber), al volante de una bomba en movimiento (que no miento) o tránsito, circulante.

Lo que está claro, como el agua cristalina, es que estas Navidades, como las pasadas y las anteriores y otras hiperpretéritas (el día de Navidad, vaya contrasentido, ¿verdad?, de hace ya veintinueve otoños, mi dilecto hermano José Javier; perdió, en un absurdo accidente de tráfico, con apenas dieciocho años, la vida) el cava y demás bebidas alcohólicas truncarán muchos proyectos, llenarán muchos nichos, cavarán muchas fosas, acabarán con muchas ilusiones y expectativas.

No obstante el menda desea con toda su alma marrar de cabo a rabo, y aun con estrépito, sostiene que su pronóstico (más de constatador que de augur) se cumplirá en toda su extensión y crudeza, sin remedio ni remiendo, implacablemente.

Desocupado lector, hágame el favor de hacerle caso a este viejo consejo y métase su sabia enseñanza o moraleja en la cabeza: si va a conducir, estas Navidades no sea bobo y beba vida; o sea, nada de bebidas de vides ni otros licores que sean fatales o mortales, como han probado mil y una veces ser los tales.

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris