Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

Revolución

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
jueves, 20 de diciembre de 2007, 01:46 h (CET)
Unos hablan de locura, otros de rabieta o de decisión sin sentido, pero Koeman se ha plantado. El holandés ha dado un buen golpe y ha dejado claro quien es el que manda.

La realidad es cruda y sólo decisiones arriesgadas son las que permiten a un equipo seguir avanzado en la historia. El Valencia se caracterizó no hace muchos años en vender a sus estrellas justo en el momento en el que más dinero valían y ello le sirvió para construir su mejor época deportiva.

Actualmente, el Valencia no es nadie en el mundo futbolístico. Ha perdido todo el respeto que le podía quedar y en su caída no se atisba freno alguno. Se ha demostrado que Quique Sánchez Flores podría haber seguido con el equipo y seguramente lo habría hecho mejor que Koeman.

En esta desastrosa situación ya sólo quedaban dos actores: los jugadores y el presidente. El presidente Soler, desde que compró su cargo ha vendido Mestalla, las instalaciones deportivas de Paterna y ha presentado un nuevo estadio y unas nuevas instalaciones de entrenamiento.

En la parcela deportiva no ha conseguido nada. Con él ha llegado la inestabilidad, los malos resultados, las críticas y finalmente el hundimiento del equipo. Su labor como presidente es muy buena económica y socialmente, pero él es un constructor y no sabe de fútbol. La destitución de Carboni, posteriormente de Quique y el fichaje de Koeman son tres errores en cadena que han destrozado al equipo.

Por otra parte, es sabido que algunos jugadores del Valencia ya no rendían como era de esperar. Albelda ya no contaba con Quique Sánchez al principio de esta temporada y Cañizares no sabe lo que es quedarse en el banquillo con la boca cerrada.

Koeman apuesta fuerte y aparta a los dos capitanes, lo otros dos son Angulo y Baraja. Vacas sagradas que no hacen más que generar malestar en el vestuario. Sin ellos, la acción y la responsabilidad recae en los más jóvenes. Ellos son el futuro del club y son los que con ilusión recuperarán al Valencia. Por muy doloroso que pueda parecer, las decisiones arriesgadas suelen traer consigo buenos resultados. Además mucho peor no le va a ir al Valencia.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris