Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Un caso para el derecho internacional privado

Nemesio Barreto Monzón
Redacción
viernes, 21 de diciembre de 2007, 03:30 h (CET)
Un sueco residente en Paraguay recibe 43 años después la noticia de que su padre había fallecido en Suecia en 1964, dejando a su muerte una de las más grandes mueblerías de Estocolmo. La historia se remonta a 1950, año en que un joven sueco llega a Asunción y contrae matrimonio con una paraguaya. Después de la boda la pareja viaja a Suecia y se radica en Estocolmo, ciudad donde nacen dos hijos. En 1954 ambos regresan a Paraguay con sus dos hijos. Karl Ljunggren regresa a Estocolmo, Suecia, en septiembre de 1957. Su esposa y sus dos hijos se quedan en Paraguay. Desde 1961, por razones no aclaradas, el marido, que fuera vicecónsul de Paraguay en Estocolmo, y su esposa pierden contacto. Ésta muere en Asunción en 1997, sin haber regresado nunca a Suecia. Por último, recibe la noticia de que su abuela paterna había fallecido en 1968, quien también deja a su muerte algunos bienes inmobiliarios.

Karl Ljunggren, sueco y Concepción Romero, paraguaya, celebran matrimonio en Paraguay (1950) e inmediatamente viajan a Estocolmo, Suecia, donde fijan residencia. Cuatro años después vuelven a Paraguay. Luego de permanecer dos años en Paraguay, el marido viaja a Suecia por razones de negocios y nunca más regresa. En 1961 el marido obtiene en Suecia la anulación del matrimonio. En 1963 el marido contrae nuevamente matrimonio, esta vez con Britt Helena Kneck, de nacionalidad noruega. En 1964 Karl Ljunggren fallece en Suecia, dejando a sus dos únicos hijos en Paraguay. A mediados del año 2007 uno de los hijos, un sueco residente en Paraguay, recibe la noticia de que su padre había fallecido en Suecia en 1964. Teniendo en cuenta la complejidad del caso ¿cómo debe integrarse correctamente la litis? Atendiendo a que del último domicilio conyugal era Paraguay cabe formular unas pocas preguntas: ¿Tiene jurisdicción el juez sueco para anular un matrimonio celebrado en la República del Paraguay? Dicho de otro modo ¿puede un juez sueco declarar la nulidad de un matrimonio válidamente celebrado en Paraguay? ¿Prescribió la acción de petición de herencia? ¿Cuál es la ley aplicable, la sueca o la paraguaya? ¿Quién decide cuál es la ley aplicable? Por de pronto, lo que se sabe es que fueron dos abogados suecos quienes habrían actuado en la anulación del matrimonio y en la enajenación de bienes de la familia Ljunggren, uno de ellos, Sven Janzon, falleció en 1987, y el otro es el abogado Axel Lidbeck, quien aún vive.

Datos de interés para una petición de herencia
Entre 1918-1960, la firma “Ljunggren Hermanos” era propietaria de una de las grandes fábricas de muebles de Suecia, el equivalente a IKEA en el período citado. El presidente de la compañía fue, desde 1925, Karl Torsten Ljunggren (1893-1958) se casó con Elfrida Maria Lindner (1889-1968) el 19 mayo de 1926. El único hijo de este matrimonio Karl Torsten Ulf Ljunggren (1928-1964), llegó a Paraguay en 1950, para ver una propiedad en el Chaco, que su padre habría recibido en dación de pago de otro sueco. Durante su permanencia en Asunción “Carlos” conoce a Concepción Romero Martinetti (1927-1997), con la que se casa el 6 de mayo de 1950. Concepción Romero (“Kikí”) nació en la localidad paraguaya de Quindy, el 24 de marzo de 1927. Nunca regresó a Suecia. No obstante, a la muerte de su marido en 1964 y de su suegra en 1968, ella quedaba en la línea sucesoria. En desconocimiento de estos hechos, Concepción Romero fallece en Asunción el 9 de febrero de 1997, dejando dos únicos hijos nacidos de su matrimonio con Karl Torsten Ulf Ljunggren.

Bienes dejados por Karl Torsten Ljunggren y su madre Elfrida Maria Lindner
Al morir su padre en 1958, Karl Torsten Ljunggren pasó a ser copropietario de la conocida firma “Ljunggren Hermanos”, de Estocolmo, ubicada en la calle Malmskillnadsgatan 17-23 (que ocupaba toda una manzana) y del gran depósito de muebles “AB Bröderna Ljunggrens möbellager” sobre la calle Sveavägen N. 147. Sobre el techo de este depósito, según una fotografía de 1959, había un enorme letrero que decía: "Nunca se case antes de visitar a los Hermanos Ljunggren" ("Gift er aldrig utan att du besök Bröderna Ljunggrens). Karl Torsten Ljunggren, fue vicecónsul de Paraguay en Estocolmo entre los años 1953-1961, encargándose de los asuntos consulares, junto con el multimillonario Gustaf Bertil Örn (1903-1974), entonces Cónsul General de Paraguay en Suecia. De hecho, los asuntos consulares eran atendidos en una oficina ubicada en la calle Malmskillnadsgatan 17 de Estocolmo. Karl Ljunggren vivía en la calle Strandvägen N° 57 y tenía otro apartamento en la calle Linnégatan N° 96, ambos ubicados en el barrio más caro de la capital sueca.

En cuanto al enorme edificio de la calle Malmskillnadsgatan 17-23, ubicada entre las calles Mäster Samuelsgatan y Jakobsbergsgatan, en la Manzana denominada “Putten”, fue demolido completamente en 1964, construyéndose en su lugar algunos edificios entre los años 1964-1968. Se tiene noticias de que en mismo lugar funcionaba el “Banco de Gotemburgo” (Göteborgs Bank). Tiempo después pasó a ser propiedad del consorcio “Nordea”, que vendió el ala norte del edificio a “Norscan Putten Property AB”, una filial de “Cardinal Investment Partners”, mientras que el otro edificio, el ala sur, es actualmente propiedad de la empresa inmobiliaria “Diligentia Storstockholm AB”, subsidiaria de la compañía de seguros “Skandia”. Estas últimas, Skandia y Diligentia poseen en conjunto un volumen de negocios total, a nivel mundial, de cerca de 4.500 millones de Euros: “Skandia”, 4.161 millones de Euros y “Diligentia”, 299 millones de Euros.

____________________

Referencias

Nemesio Barreto Monzón. Paraguay y sus vínculos con Suecia. Asunción, 1992. Revista del Maestro. 52° edición, año 1933. (Svensk Läraretidning, 52:a årg. 1933).

En el Certificado de Defunción se lee: “El Director Karl Torsten Ljunggren, de la calle Strandvägen 57 B, nacido el 19 de noviembre de 1893, falleció en Estocolmo el 10 de mayo de 1958, conforme certifica la Parroquia Oscar de Estocolmo el 14 de mayo de 1958. Cura Párroco: Johan Hoff" (Extracto del Libro de Defunciones).

Elfrida Maria Lindner de Ljunggren murió el 29 enero de 1968. La causa de su muerte fue un edema pulmonar, según constancia dejada por el médico Gunborg Borg en el Certificado de Defunción).

Nota: Las traducciones son de entera responsabilidad del autor.

____________________

Nemesio Barreto Monzón es periodista independiente en Uruguay. barreto@rieder.net.py

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris