Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El Infierno, los infiernos

Eva Catalán (Barcelona)
Redacción
martes, 18 de diciembre de 2007, 22:53 h (CET)
Es cada vez más habitual el empleo de términos lingüísticos judeo-cristianos en artículos periodísticos y literatura de todo tipo para significar una proposición desde una perspectiva más profunda.

"Infierno" es una de estas palabras que afluye con asiduidad para calificar un escenario insostenible. Pero en origen, designa un lugar de horror metahumano, lúgubre y lastimoso poblado por los dominadores del mal que afligen sin cesar, y ya por toda la eternidad, a los réprobos que no quisieron reconocer a Dios en sus vidas y nunca supieron nada del amor. El Infierno es un lugar terrible y un estado de postración tal que no hay palabras humanas para describirlo. Es tal el espanto de los que allí habitan que su sola visión supondría una tortura para los moradores de la tierra. Por eso es tan importante no usar términos que no tienen comparación con situaciones terrenales. Y el Infierno es el gran olvidado, fingida su inexistencia para poder llevar a cabo todos los atropellos contra la ley de Dios, pero sin poder engañar del todo a la conciencia que se agita ante su posibilidad temible. Es así como el Infierno definido innumerables veces por Jesús en los Evangelios cuenta hoy con total descrédito, pero no por ello disminuye su realismo. De hecho los que tratan de ignorarlo se topan antes o después con su descarnada realidad.

Noticias relacionadas

¡Cuidado con Sáez de Santamaría! Sería el mayor error elegirla

Ella ha sido, sin duda, parte importante de las causas del fracaso del PP en el tema catalán

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIII)

"Los trapos sucios se lavan en casa", se repite mucho en el Opus Dei, en referencia a todas estas desgracias

Corresponsabilidad

Amar al prójimo como a uno mismo es la máxima expresión de corresponsabilidad

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris