Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un regalo, una ilusión

Antonio Pérez Gallego (Madrid)
Redacción
lunes, 17 de diciembre de 2007, 18:09 h (CET)
Ya casi es navidad y acabo de decidir que, hoy mismo, empezaré mis buenas obras. ¿Para qué esperar más? Comenzaré por dar las vueltas que me sobran del café y el tabaco a todos esos vagos que no paran de pedirme una limosna en todos los pasos de peatones. ¡Cada vez son más, tenían que hacer algo con toda esta gente! ¿Cómo si no hubiera nada que hacer? Bueno…, es igual, si no lo necesitan allá sus conciencias, ¿de qué vivirán? Seré ingenuo, seguro que ganan más que yo. ¿Cómo si para mí fuese todo tan fácil? Y ahora vienen las cenas en casa de los suegros, con los amigos, a algunos sólo los veo una vez al año, ¡menudos amigos!, pero, ¡claro!, si no vas…luego quedas mal. ¡Ah!..., los regalitos, y a mí, ¿quién me regala? Siempre con lo mismo: “como tienes de todoooo…” ¡Que sabrán ellos lo que tengo!

- Marta, ¡ya sé lo que vamos a comprarle a la niña!, ¿te acuerdas del perrito que tienen los del cuarto? Sí, ese de color blanco, tan bonito, ¿de qué raza es?

- Y yo qué se, ¡a mí déjame de perritos, lo que nos faltaba!

- Desde luego como eres…con la ilusión que le haría.

(…)

Desde luego, ¿quién me mandaría a mí? Marta, como siempre está ocupada. Siempre con sus cosas…, que si la cena…, que si tengo que limpiar el baño, que si esto…, que si aquello, ¿qué hará durante todo el tiempo que tiene? Seguro que se pasa todo el día de cháchara, cotorreando con las amigas y viendo Telecinco. Sí, dice que trabaja, pero a las tres de la tarde ya está en casa, en cambio yo…todo el día aguantando. Además, si trabajara tanto como dice no se habría puesto como se ha puesto ¡A la oficina la mandaría yo! ¡Cómo se lo montan las amas de casa! Pero a mí, de mí, ¿quién se hace cargo? Todo el día aguantando a unos y a otros, y encima, ahora, a sacar al perrito – ¡Termina, ya chucho, que cada día tardas más! – Con el frío que hace, ¿qué mirará ese?, a lo mejor se cree que me voy a poner ahora a limpiar las cacas, ¿es que no hay ya ni barrenderos? Ni una tía buena alrededor, ¡vaya suerte que tengo! Pero, ¿cómo va a haber alguien a estas horas? Si seré idiota, estarán en sus casas, tan ricamente – Deja de mirarme, cabroncete, ¡tú si que vives bien!, pero…, se te va a acabar, ¿sabes?, el verano que viene te mando a la perrera, ¡hay que producir, macho!, ¿qué te habías creído, que voy a aguantar a la abuela y, además, a ti?- Sí, Martita, lo pasará mal pero…, se le olvidará. Además tú cada vez eres más feo y…, más grande. - ¡Venga, termina de aliviarte ya, cagón! ¡Sí!, ¡sí, es a ti! y… ¡deja de mirarme ya y de mover la colita!, ¿es que no sabes hacer otra cosa? ¡Ya está bien, a casa!

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris