Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Adiós a Polonia

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 17 de diciembre de 2007, 08:48 h (CET)
Lo que Eduardo Zaplana no se atrevió a llevar a efecto durante su época de President de la Comunitat Valenciana lo está llevando a cabo Francisco Camps. El que durante algún tiempo fuera acólito del cartagenero moreno ha sacado pecho y ha enviado a los guardias, con nocturnidad y, tal vez, alevosía, a cerrar el repetidor que hacía llegar las ondas de TV3 a las comarcas del Sur del País Valencià. Al parecer, quizás aconsejado por un soplo divino, Paco Camps ha decidido que los valencianos no nos riamos con las sátiras de “Polonia” por mucho que sus productores, guionistas y actores presuman de Premio Ondas. Él, que tiene la vara de mando, y que por su semblante de caballero de la triste figura debe reír en contadas ocasiones ha decidido de forma unilateral que los valencianos tan sólo podemos ejercitar los músculos de la risa con obras autóctonas como “El fava de Ramonet” o “Pare vosté la burra amic”, honor y gloria de la astracanada valenciana. A partir de ahora ya no podremos partirnos la caja de risa con las parodias “polacas” de Montilla, Zapatero o Acebes.

Pero el listado de perjudicados por esta torpe decisión de Camps no comienza y acaba con los amantes de las ironicas sátiras de ese programa donde, en clave de broma, se suele poner a caldo a la clase política. También los amantes del fútbol van a ver mermadas sus posibilidades de presenciar algún que otro partido y los seguidores de culebrones autóctonos como “Vent del pla” tendrán que quedarse con las ganas de saber cual va a ser el final de la serie desconociendo las peripecias por las que todavía han de pasar unos personajes que son reales como la vida misma. Y todo ello porque al señor Camps le produce urticaria escuchar y ver la televisión en esa lengua que, de tarde en tarde, suele utilizar. Él, como buen valenciano, prefiere acariciar sus oídos con el dulce acento del español o castellano y utilizar el valenciano tan sólo para seguir ofreciendo, como dice la letra de esa especie de zarzuela devenida en himno de Valencia, “noves glories a Espanya”.

Todos los Gobiernos, unos más que otros, desean tener el máximo control de los medios de comunicación y a unos se les nota más que a otros. La muchachada de la gaviota no disimula y en los medios que domina, la televisión autonómica valenciana por poner un ejemplo, se ejercita bien en llevar a cabo este control. Los noticiarios de Canal 9 son una loa continua a las autoridades valencianas, naturalmente del Partido Popular. La oposición no tiene a su disposición la más mínima cuota de pantalla y cuando ocurre un suceso que no es aprovechable por los mandatarios “populares” no existe, aunque se trate de las protestas por un terrible accidente o de la inundación de la recién inaugurada Ópera. Y el pueblo valenciano vivía feliz y contento en esta especie de Arcadia en que Francisco Camps y sus colaboradores han convertido las tierras valencianas. Un día a la semana se reía de los políticos foráneos con “Polonia”, se consolaba otras veces con el espectáculo futbolístico y más ahora que el equipo “choto”, es decir el Valencia, ha dicho adiós a Europa con más pena que gloria y alguna que otra vez se enteraba por los noticiarios de TV3 de que en el País Valencià pasaban cosas a las que la televisión que paga con sus impuestos daba la callada por respuesta.

Y por aquí si que no, por este camino no están dispuestos a pasar Paquito Camps y sus mesnaderos y más ahora que el sucesor de Zaplana ya saca pecho solito y se mueve por los madriles como Pedro por su casa a la búsqueda de un ministerio que le permita medrar como ya hizo su antecesor Eduardo Zaplana. Que una televisión ajena se atreva a criticarles es lo último que están dispuestos a aguantar y más todavía si esa televisión emite en una lengua que es entendida perfectamente por los valenciano parlantes destruyendo las teorías secesionistas en materia de lingüística de una gran parte de los votantes del Partido Popular. Y aprovechando un resquicio legal el Partido Popular va a dejar a los valencianos sin la posibilidad de tener a su alcance las emisiones de un medio de comunicación más, y, precisamente, de un medio de comunicación que, a pesar de sus fallos, le da sopas con onda al NODO al servicio de Camps en que se ha convertido CANAL 9.

En su día miles de valencianos compramos bonos para con el importe de los mismos poder adquirir los terrenos en los que se asientan los repetidores que, durante años, nos han permitido sintonizar la televisión autonómica catalana. LOS SUCESIVOS GOBIERNNOS CENTRALES, TANTO SOCIALISTAS COMO POPULARES, HICIERON LA VISTA GORDA ANTE UNA ALEGALIDAD QUE A NADIE PERJUDICABA. NINGÚN GOBIERNO SE ATREVIÓ A DAR CARTA DE LEGALIDAD AL DERECHO DE LOS VALENCIANOS A RECIBIR EN SUS CASAS LAS EMISIONES DE TV3, HOY, CON UN GOBIERNO SOCIALISTA EN MADRID, Y CON UN MINISTRO DEL RAMO QUE ES, PRECISAMENTE, CATALÁN, LOS REPETIDORES DE TV3 VAN A DEJAR DE FUNCIONAR SIN QUE NI UNOS NI OTROS HAGAN NADA AL RESPECTO. LOS SOCIALISTAS NO QUIEREN ANDAR PISANDO CHARCOS QUE LES PUEDAN SALPICAR DE TUFOS NACIONALISTAS, Y MÁS DESDE LA VUELTA AL REDIL DE LA ROSA DE PEPE BONO, ADALID DEL MÁS RANCIO NACIONALISMO ESPAÑOL, y el Partido Popular ante la posibilidad de perder votos por su flanco derecho aprovecha que el “Pisuerga pasa por Valladolid” y mata dos pájaros de un tiro: por un lado contenta a sus votantes más anticatalanistas y por el otro evita que los valencianos puedan informarse por un medio que nada tiene que ver con ese vocero oficial del partido de la gaviota que es CANAL 9. Ahora los valencianos reirán un poco menos pero también estarán menos informados mientras Francisco Camps, en su papel de cacique, dormirá más tranquilo entre un pueblo adormecido por cuentos de grandeza.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris