Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Francesc Jufresa, caso gran Tibidabo

Rafael del Barco
Redacción
domingo, 16 de diciembre de 2007, 18:39 h (CET)
Francesc Jufresa, abogado defensor de Javier de la Rosa Martí en el juicio por Gran Tibidabo

Después de unas dos horas rebatiendo la acusación del Abogado del Estado por FRAUDE FISCAL supongo que los pocos presentes no letrados flotaban en el sopor de los tecnicismos. Yo ya no le escuchaba, me dedicaba al chafardeo y las varias caras conocidas. Si no le había seguido en los dos juicios en que me defendió el año 1992 y 93, uno por la Urbanización Can Fornaca, inocente, y otro por pagarés falsos donde me condenaron a 7 años, menos ahora, donde el fondo de la cuestión para mí era valorar las diferentes varas de medir de la JUSTICIA aplicadas en quién destrozó mi vida y la de tantos, y que en este caso podía salirse con solo tres años por 30.000 millones, APROPIACION INDEBIDA CONTINUADA Y ESTAFA. Lo de “ahorro procesal” que se citó varias veces debería traducirse por CHOLLO SUMARIAL. Trece años de sumario para 3 AÑITOS DE CARCEL. Pero ¡ojo!, con el Código Antiguo, posible UN AÑO, y aplicando los cuatro meses preventivo del 94 y la serie de prevaricaciones en Brians concediéndole TERCEROS GRADOS, ¡pues a la calle!. Lo único que frenaría la liquidación total en cuanto a cárcel de Gran Tibidabo, serían las condenas siguientes y en curso. Si redondean el PACTO, por lo tanto no se recurre al SUPREMO, ni siquiera existe el peligro de un aumento, caso de la falsa firma del Emir de Kuwait, o de cinco a siete años en una de las condenas por TORRAS-KIO. Perfecto, ¡chapeau!, Javier habría realizado con Jufresa la mejor inversión de su vida.

Yo le conocí en 1982 cuando cansado de cárcel por culpa de los De la Rosa, y acusación del Ayuntamiento, caso Consorcio de la Zona Franca, y de las truculencias de Luis Pascual Estevill, ver www.lagrancorrupcion.com, cambié de abogado nombrando a Gonzalo Quintero Olivares, cuya futura amistad con Pascual me hizo torcer la nariz. Él empezaba entonces y acompañaba a su jefe o socio en sus pocas visitas a la cárcel durante el año y pico del total de tres preventivo. Se diría que su carrera ha sido tan magnífica que ya defendiendo a Javier, o al Ayuntamiento por el FORUM (donde ejerce de LIQUIDADOR un ex socio y amigo de Pascual Estevill, Guerau Ruiz Pena), y dictaminando para la GENERALITAT, ni atiende a sus viejos clientes, pues hace unos años pretendí una visita en su nuevo despacho de la Diagonal, o en su defecto una llamada telefónica, para pedirle un documento, y aun espero.

Sobre defender a JAVIER DE LA ROSA, en sustitución de JUAN PIQUÉ VIDAL que alardeaba de que Javier no podía tener otro abogado más que él mismo, me comentaba otro letrado que Jufresa se lo quitó de encima porque no aguantaba las decenas de llamadas telefónicas diarias, y un periodista publicó que Javier se auto defendía acompañado por su hija porque no tenía dinero. ¡Profesionales!, no es que bailen con cualquiera, es que forman un merdé orgiástico. Me pregunto cómo no habrá incompatibilidades para quien trabaja o presta servicios profesionales al ESTADO, la Generalitat lo es, y a la vez defiende contra él a un cliente. TODOS LOS PROFESIONALES ME TACHARÁN DE INCULTO, si, si, pero yo me entiendo…y mucha gente también.

Y si de entre sus palabras se deduce que el ESTADO acusador sabía y participó de todo el proceso hasta colocar en manos de Javier los 30.000 millones, el paso lógico, que ni de lejos mencionó, sería que alguien de ese ESTADO debía sentarse en el banquillo.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris