Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Crisis de personalidad

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
miércoles, 12 de diciembre de 2007, 08:40 h (CET)
Al principio no me lo tomé en serio pero ya llevamos quince jornadas y el enfermo no mejora. De hecho, cada día que pasa se le ve peor cara. Hace muchos años que no veíamos al Valencia fuera de los puestos que dan acceso a Europa a estas alturas de temporada. Luchando por la Liga, luchando por el subliderato o simplemente por los puestos Champions, pero siempre ha tenido algo que decirle a los grandes durante los últimos años.

Esta temporada el Valencia no ha encontrado todavía el camino, y posiblemente cuando lo haga ya sea demasiado tarde. O quizá no se dio tiempo a sí mismo. Le cortaron la cabeza demasiado pronto a Quique, para poner a Koeman, un retal encontrado por la calle. Con el tiempo se está viendo que Quique no era el problema. Murió un inocente.

La situación, decimos, no ha mejorado nada. Incluso guiándonos por la posición clasificatoria ha empeorado con el holandés. En el banquillo ya no hay marcha atrás. Ahora toca buscar soluciones más arriba o más abajo, en el césped o en la grada.

Sobre el verde, el Valencia ha perdido su personalidad, su fortaleza defensiva, su claridad de ideas. Ya no piensa a la vez que ejecuta. Le cuesta razonar las jugadas, construir los espacios, crear las ocasiones. El equipo es el mismo del año pasado, incluso reforzado en algunas posiciones clave, pero hay una tecla averiada y nadie descubre cual es.

Los delanteros ya no regalan goles ni los defensas consiguen evitarlos. La portería se ha convertido en el sistema turnista de Cánovas: hoy entro yo, mañana tú, hoy yo, mañana tú, no vaya a ser que una dictadura bajo palos perjudique al equipo. Con la calidad ha pasado algo, no se sabe bien qué: quizá haya mucha pero o se ha agotado o no se sabe distribuir bien sobre el campo.

Al Valencia no le quedan muchos hombros en los que llorar. Ni muchas lágrimas tampoco. Ha tirado por la borda la opción de luchar por la Liga y ha derramado la medicina que cura cualquier enfermedad, la Champions. El único consuelo posible es un tercer puesto en la liguilla de grupos para no despedirse del continente hasta el año que viene.

De todas formas, me resisto a pensar que Villa, Joaquín, Silva, Morientes, Vicente, y toda esa pléyade de malabaristas de la pelota no puedan resucitar el espíritu de un equipo que fue el rey de la fiesta y ahora parece la fea del baile.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris