Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Política   -   Sección:   Opinión

El error de Rajoy ha sido prescindir del electorado de derechas

“El sentido moral es de gran importancia. Cuando desaparece de una nación, toda la estructura social va hacia el derrumbe”. Alexis Carrel
Miguel Massanet
lunes, 29 de junio de 2015, 22:00 h (CET)
Es evidente que, dentro del PP, existe un verdadero desconcierto, que podríamos definir como un pánico apenas controlado, precisamente, a causa de la debacle que ha supuesto para el partido del señor Rajoy, el estoconazo recibido en “todo lo alto” por la cabeza visible del partido y miembros del Gobierno, como consecuencia de los catastróficos resultado de las pasadas elecciones del 24M. Era algo que se veía venir pero que, contrariamente a lo que se había convertido en algo axiomático para los ciudadanos, como un hecho inevitable que se daba por cantado; parece ser que, dentro de la dirección y en las altas esferas del partido, todavía existía la esperanza de que, los que hacía tiempo que venían manifestando su disconformidad con el rumbo que el señor Rajoy y su ejecutiva estaban imprimiendo a la política de la formación, en el último instante, rectificarían y volverían a darles la confianza, algo que les hubiera permitido seguir con sus equivocadas decisiones que, desde hace bastante tiempo, los han apartado diametralmente de aquellos postulados que siempre se habían considerado como las verdaderas bases éticas y morales que habían sido el santo y seña del partido, desde que el señor Fraga decidió crear un partido de derechas, para oponerse al domino de la izquierda en España.

No obstante, por lo que escuchamos decir, por los rumores que corren por los mentideros de la política nacional y por ciertas declaraciones de personas que presumen de estar bien informadas, se cuentan determinadas historias, cuchicheos o habladurías, que afirman que los resultados de los estudios que se han encargado a los expertos, las consultas y reuniones celebradas por los mandamases del partido y de lo que parece que ha deducido el señor Rajoy y sus personas de confianza; la rectificación que todos los votantes del PP estábamos esperando, las medidas de urgencia que estimábamos precisas para enderezar el rumbo del que se habían venido desviando en sus actuaciones, respecto a problemas endémicos del país; no sólo no van a llegar ( algo que ya se ha demostrado con el cese del ministro Werd, en solitario) con una regeneración general del Gobierno y de los directivos del partido, sino que, la firmeza, la autoridad con la que enfrentarse al tema catalán, la demostración de que sus promesas electorales seguían en pie y que se quería recuperar a aquellos dos millones y medio de decepcionados que, con la deriva errónea del partido, dejaron de prestarles su confianza; han quedado en agua de borrajas.

Por lo que se conoce, parece que la cúpula del PP ha decidido que el partido era demasiado de derechas, que para conseguir éxito en las elecciones de finales de año hay que volverse más acomodaticios con la nueva situación que han conseguido crear los populistas de Podemos, a los que ya se han entregado, desde el PSOE del señor Pedro Sánchez ( pese a haber afirmado que no llegaría a acuerdos con ellos); lo que queda de IU, con el señor Garzón al frente, haciendo el papel denigrante de tiralevitas del líder de Podemos, el señor Pablo Iglesias; la agrupación de ICyV con la que concurrirán unidos a las elecciones y queda por ver lo que hará el PSC, siempre a remolque de CDC, pero que, en esta ocasión, no nos extrañaría que se decantase por apoyar a Podemos.

En definitiva, que parece que han decidido “actualizarse”, desprenderse del lastre de los viejos militantes que, por otra parte, siguen siendo los más críticos con el nuevo enfoque que se le quiere dar al partido, cuando parece que se pretende lanzarse a hacerles la competencia a PSOE, Podemos y separatistas pero ¡cuidado! no desde los viejos cuarteles de la derecha, defendiendo sus valores, justificando sus políticas económicas y vendiéndose como los únicos que, a través de los acontecimientos históricos, han sido los que han conseguido levantar a España cada vez que los gobiernos socialistas la han dejado al borde de la ruina. No señores, las ideas que parece que ahora tienen don Mariano y sus consejeros, mucho nos tememos que tengan más que ver con una rectificación de sus actuales posturas respecto al aborto o a los gays para, en bien de una mejor recolección de votos, quizá crean más “sensato” dejar que sigan tal y como las dejaron los socialistas de la señora Aído y sus defensoras las feministas.

Hay que desprenderse de la “pesada carga” que suponen los viejos militantes del partido, para conseguir captar savia nueva, para lo cual no se puede ser tan exigente con las “libertades” que se toman las nuevas generaciones; quizá incluso sería “conveniente” legalizar la mariguana o mostrarse “más laicos” separándose de hecho del “San Benito” de ser los que favorecen a la Iglesia Católica en España. Todo ello, seguramente, lo han decidido luego de largos conciliábulos en los que, naturalmente, no han solicitado la opinión de viejos dirigentes, como el señor Mayor Oreja, María San Gil, Esperanza Aguirre ( aunque ésta parece que, desde el fracaso cosechado en Madrid, ha quedado tocada) o el mismo señor Aznar que, por cierto, no se ha cortado un ápice cantándole a Rajoy las verdades que no parecía dispuesto a escuchar.

Aznar les ha recordado a los actuales dirigentes que ya van tres ocasiones en las que los electores les han vuelto la espalda en el último año (las Europeas, las Andaluzas y las Autonómicas y municipales) Afirma que España tiene tres importantes problemas: el populismo que “no representa una alternativa democrática”, “el secesionismo desgarrador de la sociedad catalana” y la crisis del sistema de partidos. Asimismo recuerda que Podemos es una formación integrada por “ marxistas leninistas puros” cuyo modelo es Venezuela. Cuando habla de Ciudadanos los califica como “un partido gaseoso” y “difícil de identificar”, fruto de los errores del PP en Cataluña. Algo que los que vivimos en esta autonomía podemos certificar, hartos de que el partido esté en manos de una señora incompetente, endiosada, que ha ido dando bandazos, tan pronto acercándose a CIU como alejándose de ella según, soplase el viento político pero siempre equivocándose en todas las decisiones que ha tomado y desinformando a su partido en Madrid, cuando ha informado desafortunadamente sobre la gravedad de la situación en Catalunya.

Y me voy a permitir, en mi calidad de ciudadano de a pie, que vive en Barcelona, respecto a la intención del señor Rajoy de recuperar para las próximas legislativas los dos millones y medio que perdió en los últimos comicios, darle un consejo. No le quepa la menor duda de que, el voto de castigo de los que, siendo adeptos al PP y que siempre le habían votado, fue un aviso para navegantes. La mayoría eran personas que estando descontentas con la deriva del partido y el incumplimiento de sus promesas electorales, quisieron darle una advertencia a la Cúpula para que tomase nota y rectificara. Si ahora lo que pretende es profundizar en sus errores, apartarse más de los que tradicionalmente venían votando al partido y espera que va a conseguir que los que votan a izquierda, rectifiquen el sentido de su voto para dárselo al PP; desde aquí, desde este modesto comentario le advierto que está equivocado y que, si sigue este rumbo, seguramente conseguirá darles satisfacción a los que esperan el derrumbamiento del centro derecha para ocupar su lugar lo que, a la vez, comportaría entregar España en las manos de aquellos que ya han demostrado lo que quieren hacer con ella. El ejemplo de Grecia lo tenemos reciente, y no es difícil pronosticar que, con los mismos mimbres es fácil hacer parecidos cestos.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos consternados como, desde quienes tienen en sus manos la dirección del PP, están dispuestos a permitir que nuestra nación se entregue, atada de pies y manos, a quienes ya tienen decidido su destino. La ruina total.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris