Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   Twitter   -   Sección:   Opinión

Por la boca muere el pez

Otro lamentable caso de incontinencia verbal
Francisco J. Caparrós
lunes, 29 de junio de 2015, 22:00 h (CET)
Por más que lo intento, no consigo establecer una clara diferencia entre los comentarios publicados en Twitter por Guillermo Zapata, concejal electo por Ahora Madrid en el ayuntamiento de la capital de España, y los de Pablo Casado o Rafael Hernando, por poner tan solo dos ejemplos de políticos que cuando abren la boca es sólo para denigrar a todo aquel que no comulga con sus ideas.

Es importante recalcar que los de Zapata fueron publicados hace ya cuatro años, cuando al edil tan siquiera se le había pasado por la cabeza la idea de estar donde ahora se encuentra, es decir, formando parte activa de una coalición de partidos que le ha arrebatado a los populares el poder secular que estos han venido ostentando en Madrid desde hace algo más de dos décadas.

Aun así, sólo es a Zapata a quien el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, ha citado a declarar como imputado por un delito de humillación a las víctimas. Sorprende sí, pero sólo hasta cierto punto, que la fiscalía considere los comentarios de Zapata como ignominiosos pero que no diga una sola palabra acerca de los que Hernando y Casado, en un alarde de perseverancia, han venido proclamando contra los represaliados del franquismo.

Después de todo, todavía quedan bastantes reaccionarios en este bendito país, nostálgicos del Régimen que consideran el golpe de estado de julio del 36 como el arranque de la cruzada que arrebató a los marxistas y judeomasones el poder de unas instituciones que, de ninguna manera, deberían haber estado en manos de la soberanía popular.

En cualquier caso lo que sí ha quedado meridianamente claro, tras los últimos comicios municipales y autonómicos, es que la ciudadanía no quiere a más indeseables, sean de la formación política que sean, campando a sus anchas por las instituciones y mancillándolas con su mala praxis.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris