Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El paripé de los políticos

Josefina Albert
Redacción
sábado, 8 de diciembre de 2007, 08:30 h (CET)
Estoy hecha un lío. Sí, hecha un lío, quizá por la perplejidad que me ha causado hoy el ver aparecer en el umbral de la puerta del Ayuntamiento de Tarragona a Carod-Rovira, rodeado de «encorbatados» personajes, entre ellos el Sr. Ballesteros, Alcalde de esta noble ciudad, la antigua Imperial Tarraco.

Me he quedado estupefacta al constatar que quien pactó con los etarras en Perpiñán, para que no asesinaran en Cataluña (para el resto de España tenían permiso), estuviera dispuesto –y casi solemnemente- a presidir el acto. No he podido reprimirme –y me alegro de que así haya acontecido-, pues de lo más hondo del alma me ha salido un grito «¡Fuera Carod-Rovira! Tú pactaste con los terroristas. Tú eres culpable». Alguien me mandó callar porque «no es el momento», se me dijo. Luego, una señora intentó cogerme del brazo para ver si podía acallarme, con el argumento de que pensaba como yo. ¡Vaya paradoja! Resulta repugnante e indigno que un personaje de la catadura del dirigente de Esquerra Republicana presida un acto tan noble como el de hoy. Pero mayor indignidad es la del Alcalde que sigue sin cumplir la ley (¿Por qué, Sr. Ballesteros no hace ondear la bandera de España en el Consistorio que usted preside?), miembro él del mismo partido que el Sr. Rubalcaba, que habla de encuentro «fortuito» al referirse al atentado etarra, que ha acabado con la vida de dos jóvenes agentes. ¿Fortuito? Basta asomarse al Diccionario para saber bien el significado de esa palabra. Lo fortuito es lo que acontece sin haber pensado en ello y en circunstancias que no se pueden prever ni evitar. No, no es fortuito; es un «cobarde asesinato», como ha dicho muy bien el primer ministro francés, François Fillon. Lo de hoy, un acto esperpéntico y un paripé que habla de la desvergüenza de este país.

____________________

Josefina Albert Galera es profesora de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris