Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Viajando por las emociones   Coaching   -   Sección:   Opinión

El disfrute como elemento creativo

En la sensación de fluir nos encontramos profundamente concentrados e implicados en lo estamos haciendo
José J. Rivero
@jriveroperez
domingo, 28 de junio de 2015, 22:14 h (CET)
Hace unos día tenía la oportunidad de dirigirme a mis compañeros Psicólogos a través de una conferencia en la sede del Colegía de Psicología de Tenerife, para profundizar en el concepto de las Experiencias Óptimas y el Engaged a través de la experencia de fluir sobre el modelo de felicidad planteado por Mihaly Csikszentmihalyi donde habla de la conexión entre nosotros y aquello que hacemos, sobre la experiencia caracterizada por el desempeño óptimo, concretamente a través de aquellas situaciones donde las personas a la hora de desarrollar una determinada tarea se encontran en un estado de desarrollo casi automático donde toda la percepción y recursos mentales están puestos en la realización de la misma.

Efectivamente como ya habrá pensado existe una relación, por no decir que es la misma experiencia la que se produce entre el fluir y la creatividad, este nuevo fenómeno se convierte en el fluir creativo, donde las personas nos encontramos tan inmersos en una tarea, que parece que el desempeño es espontáneo, por esa misma razón dejamos de sentirnos independientes de su dinámica, planteando un estado de conciencia ordenado, que nos genera una alta dosis de emociones positivas y de la misma manera una alta capacidad para centrarnos en una actividad intencional.

Mihaly nos plantea que cuando realizamos una determinada tarea con la que experimentamos la sensación de flujo, llegamos a experimentar el éxtasis, caracterizado por la implicación de todos nuestros sentidos en el proceso creativo de realización de la tarea, fluimos a través de ella experimentado procesos creativos, ya que cuando experimentamos la sensación del flujo creativo, las metas planteadas en la tarea se aprecian claramente y como avanzamos en la realización de la misma no nos genera frustración con lo cual el desempeño es aún mayor, por esta razón generaremos emociones positivas ya que observamos como nuestras capacidades se corresponden con las posibilidades de acción, nos sentimos equilibrados, con lo cual no aparecen ni el aburrimiento, la ansiedad que se genera será siempre facilitadora, ese nerviosismo que nos mueve a actuar y querer conseguir nuevos retos dentro del desempeño de la misma.

En la sensación de fluir nos encontramos profundamente concentrados e implicados en lo estamos haciendo, viviendo una intensa sensación de vivencialidad del presente, junto a un alto sentimiento de seguridad y confianza en nosotros mismo y en el proceso, aunque una de las características más peculiares a la hora del desempeño de la misma está en la pérdida de la conciencia personal, donde el yo se anula, ya que nos encontramos tan inmersos en la tarea que nos despreocupamos de las barreras protectoras que nos marcamos en la interacción con los demás y en las limitaciones que en un estado de conciencia normal no marcaría nuestra propia autoestima, por lo tanto, se convierte en una experiencia "autotélica" (del griego auto, en sí mismo, y telos, finalidad), por cuanto la finalidad de la misma es ella misma. Por la misma razón cuando experimentamos el disfrute, este se obtiene al realizar la tarea y no sólo al conseguir finalizarla.

Para Csikszentmihalyi el estado de flujo se produciría cuando a la hora de realizar la tarea encuéntranos un determinado nivel de realización donde las habilidades que requieren para el desarrollo de la misma y las metas y desafíos que nos planteamos entran en conjunción. Por esta razón cuando desarrollamos una tarea es demasiado simple y automática en relación con nuestras habilidades, nos aburrimos, y nos perdemos en ella. Por el contrario si la realización de la tarea es compleja y la vemos como un desafío personal que nos podría desbordar, no siendo que poseemos las habilidades adecuadas para el desarrollo de la misma, podremos tener ansiedad.

Por ese motivo debemos de tener en cuenta que la importancia de los desafíos nos las marcamos nosotros mismos, nuestras experiencias pasadas a la hora de plantearnos una tarea, que estas pueden influir sobre nuestra percepción de nuestras habilidades, frenando el proceso creativo.

Por lo tanto, si confiamos en nuestras habilidades, y adquirimos y potenciamos aquellas que no tenemos y al mismo tiempo interpretamos que somos capaces de solucionar los desafíos que nos propone la tarea, podremos desarrollarla de manera más placentera y creativa, evidentemente la tarea nos debe de resultar atractiva y motivante para que se den las condiciones adecuada para experimentar el disfrute, lo que potenciará la posibilidad de generar el proceso creativo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La acción conjunta

Se nos olvida que la cultura permanece, que es nuestra continuación en el tiempo, y que perpetúa la vida de cada cual en su universalizada entidad diversa

¿Tiene el Ejército opinión formada respecto a la insurrección separatista catalana?

“La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.” Albert Einstein

Marginalidad

Es un concepto que desde la perspectiva cultural deja de tener sentido

El cadáver desaparece

Pieza clave de un célebre crimen, el cadáver del supuesto asesino desapareció envuelto en un aura de misterio cinematográfico tras saberse que los hallazgos de su exhumación podrían probar su inocencia

Tertulia literaria, cuento y chascarrillos

“Cuando salí de la política, dije ahora es el momento”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris