Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Estado Islámico   -   Sección:   Opinión

España en el punto de mira del EI. El peligro lo tenemos dentro

“Nunca mates una mosca sobre la cabeza de un tigre” Proverbio chino
Miguel Massanet
sábado, 27 de junio de 2015, 23:43 h (CET)
Es evidente que el EI o el ISIS, como se quiera, está muy lejos de ser derrotado y, como dicen los expertos en estas cuestiones militares, no son suficientes la aviación y sus raids aéreos o los barcos de guerra vigilando a los inmigrantes que, desde Libia o a través de las fronteras europeas, contando entre ellas las de nuestras ciudades españolas en el norte de África; para ganarles la partida a las bien pertrechadas, bien alimentadas y bien pagadas milicias de terroristas, dotadas de una moral alta, animadas por sus victorias y satisfechas de haber sembrado el terror por todos los países por los que van extendiendo su dominio, mediante la implantación del fanatismo islámico y sembrando el pánico con sus torturas y sus métodos expeditivos de acabar con sus enemigos, rebanándoles el pescuezo y cortándoles la cabeza.

Todos los expertos coinciden en declarar que, si no se envían tropas por tierra, perfectamente apoyadas por tanques y demás vehículos pesados y dotadas de moderno armamento, en número suficiente y con el entrenamiento adecuado para poder superar al potente ejército de la bandera negra, esta contienda no se acabará o, si se acaba, la victoria será de las milicias islámicas de ISIS. Sin embargo, mucho nos tememos que Europa no acaba de darse cuenta del peligro que se cierne sobre ella, cuando algunas de las naciones con las que se cuenta para detener a los invasores islámicos, no está claro que jueguen limpio, como es el caso de Turbia, a cuyo gobierno se le acusa, por los luchadores kurdos que se enfrentan a las tropas del EI, de permitir la entrada de refuerzos, a través de su frontera, que están destinados a apoyar a las milicias islamistas que luchan contra ellos. No debemos olvidar que Turkía ha mantenido siempre un enfrentamiento con los kurdos y no le gusta que estos, excelentes luchadores, se pudieran consolidar en las fronteras con Siria o Irak para establecer, como hace tiempo que pretenden, su propia nación independiente.

Es evidente que, el señor Obama, más preocupado por la actitud belicosa del señor Putín respecto a problema de Ucrania, un contencioso que parece ir en aumento y que ya ha producido amenazas mutuas: por parte de Rusia, con la puesta en funcionamiento de 40 nuevas unidades atómicas y, por parte de los EE.UU con el envío a las naciones del Norte de Europa de 250 tanques con todos los equipos de apoyo, para el caso de que fuere necesario su uso. Próximos a las elecciones es evidente que Obama prefiere no comprometerse en una guerra contra los islamistas que, como ya tuvo ocasión de comprobar en el caso de Irak, puede que no fuera tan rápida ni tan decisiva como se podría esperar de la comparación de la potencia bélica de unos y otros. Los países árabes por si solos no parece que pudieran conseguir vencer a las milicias islámicas, suponiendo que, de verdad, quieran hacerlo cuando, hasta hace poco, eran la misma Arabia Saudí y los Emiratos, los que favorecían a todos estos movimientos radicales.

En Europa hemos tenido ocasión de comprobar que, lejos de podernos fiar de que el enemigo se halla a miles de kilómetros de nuestras fronteras; cada vez que han querido, los infiltrados, los terroristas que mezclados con los que solicitan asilo político, han podido establecer sus cuarteles dentro de los países europeos, han burlado a la policía y han cometido verdaderas carnicerías como ocurrió en París con el semanario Charlie Ebdo; como se produjo en el mercado judío con la muerte de otra persona y como acaba de ocurrir con el directivo de una empresa que ha sido asesinado por su chofer y, acto seguido, el mismo asesino islámico le ha cortado la cabeza para que no hubiera duda alguna de que el atentado provenía del EI. El efecto de estos asesinatos en el pleno corazón de la potente Europa, es evidente que tienen descolocada a la policía que sólo puede certificar que las matanzas han tenido lugar y, en su caso, detener o abatir al criminal que las cometió.

Pero no debemos perder de vista lo sucedido en Túnez, donde en el periodo de unos pocos meses se han producido dos atentados en los que la organización terrorista ha logrado abatir a un importante número de turistas extranjeros que, en el último caso parece que no son menos de 27. El mismo día que, en una mezquita de Kuwait, han sido masacrados 25 fieles y, en Somalia, los terroristas de Al Shabab han causado decenas de víctimas en un ataque a una base de la UA. ¿Hechos aislados?, ¿casualidades? Nada de eso, atentados perfectamente sincronizados, destinados a atemorizar a las poblaciones que se sienten impotente para enfrentarse a esta clase de estrategias, ante las cuales la policía tiene grande dificultades para poder actuar a tiempo, por mucho que se esfuercen y por mucho que eleven los niveles de seguridad, como ha sido el caso de España que de nivel 3 hemos pasado a nivel 4.

Se habla de la necesidad de que Europa acoja a miles de refugiados que huyen de la guerra islámica, a los que demandan acogida por venir de Irak o Siria; se insiste en que sean admitidos con urgencia sin que, previamente, se hayan investigado sus respectivos curriculums y se compruebe que no pertenecen a presuntos infiltrados que intenten entrar de matute en Europa para poder, desde sus escondites, preparar los atentados que se les han encomendado por quienes los enviaron con la misión de crear miedo y confusión. Sin embargo, como ya se ha convertido en algo habitual en la CE, no hay nadie que, en Bruselas o en la OTAN, se atreva a poner sobre el tapete la necesidad de que se envíen fuerzas de a pie para ayudar a exterminar estos brotes de terrorismo que, desgraciadamente, cada día que transcurre se hacen más potentes, se envalentonan más y van ocupando mayores extensiones de terreno en las que se instalan, establecen su régimen de terror, asesinando y violando a las mujeres, y se apoderan del petróleo y de las industrias que los ayudan a financiarse, cada vez con mayores disponibilidades.

No debiéramos olvidar que, el negocio de armas, sigue siendo una actividad floreciente y que nadie debiera extrañarse de que, desde occidente, muchas naciones hagan su agosto, precisamente suministrando armas a los rebeldes yihadistas del EI. Es posible que en los mismos EE.UU o entre las naciones europeas, haya países que, con control o sin él, se dediquen a enviar importantes alijos de armas y municiones a los luchadores yihadistas de ISIS, contra los que presuntamente están enfrentados. Entonces ¿hay intereses de que la lucha siga adelante?, ¿existen países que prefieren que el EI se extienda hasta Europa para que la situación se agrave? Puede ser, pero lo que es evidente es que, si se deja que estos bárbaros se sigan haciendo fuertes, sigan recibiendo apoyos del proselitismo que les llega de occidente, que sigan atentando y recibiendo ayuda económica para que sigan aterrorizando a los europeos, es muy probable que cuando queramos reaccionar, cuando veamos el enemigo a las puertas de casa y empecemos a tomar conciencia de que nuestras vidas peligran, ya sea demasiado tarde para enfrentarnos, con garantía de éxito, a lo que se nos vendrá encima.

España está en el ojo del huracán, como lo está Italia y a pocas millas Libia, Túnez, Argelia y Marruecos, todos ellos en peligro de convertirse en los próximos objetivos de ISIS y con fuertes grupos islamistas dispuestos a tomar la iniciativa cuando, los líderes yihadistas decidan que ha llegado el momento de iniciar su próxima invasión. O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos con preocupación como nada o poco se hace desde Europa para prevenir la amenaza yihadista que se nos está acercando, mientras parece que seguimos en la inopia, despreciando lo que se nos viene encima desde Oriente. O espabilamos o lo tenemos claro.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Es Francisco rehén del establishment vaticano?

Geopolítica de su Pontificado

Cualquier motivo sirve para el griterío

Algo marcha mal en una sociedad cuando se ve normal el vandalismo en que suelen convertirse las manifestaciones

Idea del tiempo

Bergson es uno de los grandes filósofos al que se le concedió el Nobel en 1928

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XL)

No tengo demasiado claro que en esta tierra sea una buena decisión proponer como modelo de santidad a un perturbado mental

Sánchez: recaudar para dilapidar. Cataluña: más dinero para el independentismo

Pronto han quedado evidenciadas las intenciones de Sánchez para sangrar a los españoles a impuestos y para mantener el apoyo de los independentistas a su gobierno
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris