Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   Paraguay   -   Sección:   Opinión

Arnaldo Samaniego sentenciará la caída

Optar por Arnaldo Samaniego sería para los colorados elegir el peor rostro para enfrentar a Mario Ferreiro
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
jueves, 25 de junio de 2015, 22:05 h (CET)
Dijo Bismarck que nunca se miente tanto como durante la guerra, antes de las elecciones y después de la pesca, y la máxima podría aplicarse a quienes han emprendido la empresa imposible de defender la gestión del intendente de Asunción, Arnaldo Samaniego.

Para los partidarios del gobierno encabezado por el presidente Horacio Cartes, optar por esta alternativa podría resultar, además de fatigosa, francamente fatal. No sólo por el grave perjuicio que ocasionaría restando votos al candidato oficialista a presidir el gobernante Partido, Pedro Alliana, sino también porque su derrota ante el opositor Mario Ferreiro en las municipales de noviembre quedaría prácticamente sentenciada.

Dijo alguien con ironía que el elector goza del sagrado derecho de votar por el candidato que eligieron otros, y ello sucedería optando por el actual Lord Mayor de Asunción. Votar a quien en realidad merece ser botado, sería simplemente elegir al candidato de los empresarios corruptos, de los medios de comunicación antidemocráticos que ejercen coacción sobre los políticos presionables, de los encuestadores y periodistas comprables, de los políticos excluyentes y las políticas discriminatorias hacia los pobres e indígenas, de los sucios y mezquinos, de las minorías maccartistas y los enemigos de la integración regional.

Para los partidarios del partido gobernante, será mucho peor que eso: Será el camino a la llanura política en la capital. Ni siquiera los encuestadores que notoriamente favorecen a Samaniego en las encuestas mediáticas que hacen públicas, tienen el coraje de maquillar las cifras que pronostican una catastrófica derrota de Samaniego ante Ferreiro.

Dijo un famoso político inglés que tras un recuento electoral, sólo importa quién es el ganador. Todos los demás son perdedores, incluidos los votantes. Será el caso de los colorados que voten por Samaniego, a los que la sonrisa les durará pocos meses.

Los sondeos han hecho todo lo posible por posicionar a Samaniego, pero no han podido ocultar que en noviembre será derrotado por una diferencia de entre cinco y diez puntos. Evidentemente, la habilidad del personaje de marras se limita a la capacidad de ganarse por medio de la estructura prebendaría el voto de los deshonestos, y con el dinero de todos, comprar el del lumpenaje.

Samaniego, quien ha hecho de la capital paraguaya un gran basural con unos pocos oasis de seudomodernismo importado, es el paradigma de los colorados se convencieron de su incapacidad para adoptar cualquier otra identidad que no fuera la que les abrió las puertas para su propia movilidad ascendente: la del desprecio por las clases populares, la obsecuencia ante el capital, el oportunismo como ideología, la inescrupulosidad en el manejo de fondos públicos, el clientelismo político y la fe en la estructura prebendaría como andamiaje, para trepar y permanecer en las más altas ramas del árbol social.

Enceguecido por la falta de moral y su avidez sin límites, Samaniego es capaz de maquinar, a pesar de su notoria impopularidad, un fraude electoral para lograr la chapa de su partido. Sería una victoria pírrica y a la vez preludio de una derrota ejemplar en noviembre.

Sabemos que los malos funcionarios son electos por buenos ciudadanos que no ejercen su voto, y sería el caso de Samaniego si lo permiten los votantes y se quedan impasibles mientras se incuba el huevo de la serpiente o la derrota.

Solo resta confiar en que los asuncenos sean conscientes de aquello que señalara Lloyd George cuando decía que las elecciones, a veces, son la venganza del ciudadano y la papeleta un puñal de papel.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris