Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Causalidad o casualidad del terror

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
miércoles, 5 de diciembre de 2007, 07:59 h (CET)
Entre minutos de silencios que anda la sociedad española repeliendo las acciones de la abominable banda, se está debatiendo sobre la verosimilitud de la hipótesis de la casualidad, del asesinato de Raúl Centeno y la acción homicida contra su compañero Trapero, que ofreció el ministerio del Interior.

Debate que no debería existir si no deambularan serios y profundos interrogantes sobre cuestiones sin resolver, como los chivatazos policiales entre otros. Casualidad o no, es imperdonable que nuestros agentes no estuvieran armados en esta operación. De juzgado de guardia sería que esta información la tuvieran los asesinos, a los que nuestro máximo dirigente les ha prometido la cárcel. Casualidad del asesinato o no, la causalidad del terrorismo es siempre la misma y sus efectos tienen el ámbito que la propia sociedad y sus gobernantes les concedan. Nunca un asesinato más, se dijo, justificando la negociación y las concesiones. Ahí están, y nada le importan los diálogos y la "paz" a sus familias que su muerte, y a los que a ellos los acompañamos en su dolor. Causa y efecto del terror son los circunloquios sobre ilegalización de partidos y mandatos del Congreso a dialogar que siguen vagando entre los miembros del Gobierno. Los que creyeron en esa quimérica esperanza conocen ya el resultado. Los que no creímos solo podemos soportar la indignación del daño entero hecho. Y más profundamente el del guardiacivil muerto, y el de su compañero debatiéndose en el límite de la vida y la muerte.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris