Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Atentado de ETA: Ni una mala palabra, ni una buena acción

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 4 de diciembre de 2007, 02:27 h (CET)
Raúl Centeno tenía 24 años. Fernando Trapero tiene 23. Ambos, guardias civiles de profesión y vocación, tuvieron la mala suerte de que tres malnacidos etarras, dos hombres y una mujer, se cruzaran en su camino. Salían los dos jóvenes, casi niños, de una cafetería en Francia cuando los “hombres de la paz” vaciaron sobre sus cuerpos indefensos los cargadores de sus pistolas. Acaso aquellas pistolas robadas durante el proceso de negociación en Francia y cuya entrega constituye un esperadísimo “gesto”. Raúl caía muerto allí mismo. Fernando, malherido, fue trasladado a un hospital de la zona. Cuando escribo estas líneas la preocupación por su estado de salud es máxima, encontrándose el joven en estado vegetativo, no registrando actividad cerebral. Y es que, desgraciadamente, la semana pasada se quebró, entre ruido de disparos efectuados a bocajarro contra hombres desarmados, la plácida ingenuidad en que se encontraba inmersa la parte más buenista y relativista de la sociedad española. Una vez más, y van cientos, ETA ha hecho lo único que sabe y que últimamente se había tratado de hacer olvidar al ciudadano de pie: tratar de imponer sus objetivos políticos mediante el terror. ETA ha vuelto a matar. Lo llamativo es que algunos se sorprendan de ello.

Nada más conocerse la trágica noticia el Gobierno llamó a la unidad a todos los partidos, sindicatos y patronal, convocando para ello una reunión en la sede de la soberanía nacional, cuyo resultado –numerito de la Esquerra de Perpiñán, que no quería acudir, por medio- fue la elaboración de un comunicado oficial de condena y la convocatoria de una marcha que tendrá lugar el próximo martes. Tanto la AVT, como el Foro de Ermua y Gesto por la paz no tardaron en convocar concentraciones –hoy, a las 12 de la mañana ante los consistorios de toda España tendrá lugar la convocada por la AVT, que ha coincidido en el tiempo y el lugar elegido con la que posteriormente convocaría la Federación de Municipios y Provincias (FEMP)- por todo el territorio nacional.

Así pues, cualquiera que no hubiera vivido los últimos tres años en nuestro país pensará, viendo las imágenes y leyendo las noticias que los teletipos escupían este fin de semana, que en España todos, partidos y ciudadanos, están unidos por la derrota de ETA.

Claro que hubo dos noticias, esperadas por las víctimas y creo que por la inmensa mayoría de la sociedad española, que jamás ha considerado que el asesino múltiple De Juana fuera favorable a “proceso de paz” alguno, que, no se produjeron. (Llegados a este punto… ¿Quién dijo la semana que la convocatoria de la AVT era un sinsentido, inoportuna o que obedecía a “oscuras razones”? ¿Quién ha llegado a tachar a Francisco José Alcaraz, representante del 90% de las víctimas de ETA porque estas así lo han querido y hermano y tío de un guardia civil y dos niñas de tres años asesinadas por ETA, de “repugnante”?)

Son las noticias que no escupieron los teletipos las que marcan la diferencia entre las palabras y los hechos. Entre la propaganda electoralista y los principios y firmeza democráticos.

Me refiero a que Zapatero no anunció en su discurso –es más, el PSOE lo rechazó cuando el PP lo propuso en la reunión celebrada en el Congreso- la ilegalización del brazo político de ETA, más conocido como ANV y PCTV, cuyos representantes se sientan de nuevo en las instituciones –y cobran gracias a ello dinero de todos los españoles. También de sus víctimas- por una decisión política.

Me refiero a revocar esa absurda y por el gobierno incumplida resolución aprobada por el Congreso de los Diputados por la cual se apuesta, “en ausencia de violencia” –no bastó la sangre derramada en la T4 para que algunos se dieran cuenta que ETA no tiene la más mínima intención de dejar la violencia si no consigue todos y cada uno de sus alucinados objetivos políticos- por el “fin negociado de ETA”, es decir, por la negociación con los asesinos.

Este fin de semana, trágico y triste, ha sido también, lamentablemente, el fin de semana de las bellas palabras. Pero no de los hechos. Ni una mala palabra ni una buena acción. Qué lástima.

Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris