Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   sherezade   -   Sección:  

Leviatán

Elena (sherezade)
Redacción
viernes, 30 de noviembre de 2007, 23:00 h (CET)
Leviatán puede ser sólo un libro más, no aquél de Hobbes que me leí en segundo de carrera sino el más reciente de Paul Auster. Como decía, puede ser un libro más, de esos que guardo en la estantería de los libros ya leídos y relegados en cierta manera al polvo del olvido. O quizás no.

Quizás se gane un hueco en esa balda de libros ya leídos donde me empeño en mantener ausente el polvo y la omisión de la memoria. De momento apunta maneras aunque sólo sea porque en sus líneas surge la tela de araña que va aprisionándome, inmovilizando mi pensamiento sin dejarle espacio ni hueco para escalar las barricadas estratégicamente situadas. Y es que este iba a ser un post para hablar del miedo, es fácil escribir sobre el miedo, es sencillo remontarse a algún escarpado minuto de tu vida o de otras vidas y escribir varias líneas sobre él, es fácilmente literario y en cierta manera prolífico. Todos hemos tenido, tenemos o tendremos miedo.

Y es curioso que aquél Leviatán de Hobbes se base precisamente en el miedo mientras que éste de Auster sirva en cierta manera para enmascararlo, para encapsularlo más allá de los párpados e impedir que se desborde. Que yo siempre he pensado que los miedos hay que llorarlos, aligerarlos y dejar las bodegas vacías, momentáneamente, de lágrimas, de temblores desacompasados, de dudas y de deudas. Después toca lavarse las paredes para poder levantar la cabeza y encarar férreamente las cosas mientras vuelven a llenarse, lentamente, todos los compartimentos. Yo soy de las que lloran en escaleras aparentemente vacías y sólo junto a personas que saben acompañarme en el llanto sin azuzarme con ánimos sin sentido, luego sólo quedará como residuo los ojos rojos y las mandíbulas apretadas, lo prometo.

Así que seguiré leyendo cuando lo necesite, consciente de mi propio miedo y acompañada por todas esas manos atentas que agradezco tanto aunque a veces no se me note. Es una lástima que aquél monstruo bíblico, aquella autoridad poderosa, no esté disponible ahora para hacer un trato. Cualquier trato.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris