Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Es Navidad, ¿follamos?

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 1 de diciembre de 2007, 01:47 h (CET)
Si hay una razón por la que no me gusta la época que me ha tocado vivir es porque es la era del todo vale, un momento histórico en el que no hay nada sagrado, nada hay elevado y de mérito. Salvo el dinero, evidentemente, lo que añade otra razón para devaluar mi opinión sobre el fin del siglo XX y los principios de este críptico siglo XXI. Y el fotógrafo italiano Oliviero Toscani, cuya calidad profesional y fama personal ni conozco ni dudo, contribuye estúpidamente a desacralizar, desencantar y desvirtuar el significado de las pocas cosas elevadas que nos van quedando. Dado el hedonismo en el que la sociedad está sumida me permito pensar que el hombrico levanta con frecuencia el porrón de vino tinto, le pega fuerte al frasco de la absenta, que es más ecléctico y literario, o se inyecta en vena unas enormes dosis de gilipollez supina, que el lector escoja.

Resulta que, como parte de una iniciativa solidaria (¡encima!) y para celebrar la próxima navidad, el tal Oliverio ha diseñado unas camisetas de Navidad que en vez de cualquiera de las tradicionales y muy ajadas felicitaciones exhiben la frase “Es Navidad, ¿Follamos?”. Lo dicho, tintorro, absenta o “cretinez” supina. Mira que hay maneras inteligentes de huir de cuanto la parafernalia navideña pueda tener de repetitivo, vulgar y cutre, pero este hombre no ha sabido encontrarlas. O es que no las buscaba.

Cuando vale todo vale cualquier cosa, equiparamos todo y lo reducimos a la nada. Nada hay de mérito, de valor, nada es trascendente. Todo da igual, nada es superior a nosotros. Cuando no ponemos nada por encima de nosotros es que nos ponemos por encima de todo. Que nos endiosamos, vaya. Yo estaría dispuesto a aceptar un mundo sin Dios, al menos sin un Dios público, quiero decir, por alcanzar un acuerdo de convivencia entre las diversas sociedades humanas. Pero colma mi extremadamente corta paciencia no que determinados sectores nieguen la existencia siempre discutida de Dios, sino que tras negarla se autopropongan ellos o sus obras como nuevos dioses posmodernos con pretensiones marmóreas. Y con este adjetivo aludo sobre todo a la dureza de su rostro. Eso es un “quítate tú pa ponerme yo”, algo tan sumamente humano que es imposible que sea divino. Todo da igual, nada vale si no es lo mío, y si es navidad, o adviento o el día del arco iris, follamos.

Nuestra sociedad ha reducido la navidad a un conjunto de ritos burgueses carentes de toda emoción espiritual o religiosa sin que para ello hubiéramos necesitado la prodigiosa originalidad de este posmoderno italiano dispuesto a reducir toda la existencia, no sólo la navidad, al sexo por el sexo. Porque ése es el mensaje trivializador que se esconde detrás de tan tétrico “follamos”, el sexo desprovisto de toda la magia, reducido a la parte más mecánica y animal que hay en nosotros, desprovisto de la parte espiritual. Sólo sexo y hedonismo, lo demás no importa, es lo que el tal Toscani viene a decirnos.

La vana progresía que inunda las mentes de quienes prefieren evitar la manía de pensar por cuenta propia lanza el mensaje de que cualquier intrascendente excusa, sea la época del año, tal vez el color del cielo o la dirección del viento, es razón suficiente. Para follar. Porque lo importante no es la navidad sino la osadía, la provocación, las portadas que hablen de uno aunque sea mal. Y millones de ciudadanos que han prohibido a su cerebro todo esfuerzo y que siguen estrictamente los dictados de esta corte patanes vividores se comprarán esa camiseta, sonriendo satisfechos de lo progres y graciosos que son y de lo modernos que van. Tan henchidos y satisfechos como faltos de personalidad y necesitados de becerros de oro a los que adorar.

Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris