Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

En España marchamos como los cangrejos. ¡Hacia atrás!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 1 de diciembre de 2007, 01:47 h (CET)
Están ocurriendo, en este país, cosas que debieran ponernos sobre aviso respecto a la deriva que está imprimiendo nuestro Gobierno a la vida política española. Parece que ya nadie se sorprende cuando el señor Rodríguez Zapatero da un golpe de timón y, según le convenga en cada momento, modifique su famoso “talante”; aunque ello suponga desdecirse de lo que anteriormente había proclamado como dogma de fé. El caso de su comportamiento con la banda terrorista ETA es una prueba más de la veleidad del señor Presidente que, cuando el atentado terrorista de la T4 del Prat, se mostró enérgico y decidido a luchar contra la banda terrorista, dando por finalizados los contactos con ella (no olvidemos que tanto él, como Rubalcaba y la Vice de la Vogue, los habían negado categóricamente) y, no obstante, se volvieron a reanudar en la clandestinidad hasta que, por unos dimes y diretes, se rompieron las negociaciones y los de ETA, en un golpe de efecto, declararan rota la tregua que venían manteniendo durante todo el tiempo que estuvieron chantajeando al Estado, valiéndose de la debilidad de Zapatero, para rearmarse y reconstruir sus comandos, que tan mal parados habían quedado por la eficiente labor policíaca del anterior gobierno del señor Aznar. Por si no bastara la humillación recibida por el Ejecutivo, luego se supo que, en el mes de octubre, se habían reunido nuevamente representaciones del gobierno y ETA en un pueblecito de la frontera de Austria con Alemania, para intentar que los terroristas hicieran un “gesto” que ayudara a ZP a paliar los efectos de sus fracasos en materia terrorista, que tanto le podrían perjudicar de cara a las próximas elecciones.

Es cierto que, durante los pasados meses se han detenido varios comandos operativos de los abertzales, pero también lo es que los de ETA ha dado una demostración insólita de incompetencia en todos los atentados que han perpetrado, una falta de habilidad en la construcción de sus explosivos que raya en lo ridículo, si tenemos en cuenta que no son unos advenedizos en estas materias y que siempre se habían caracterizado por su precisión y eficacia en todos los atentados que programaban. Un eficacia dramática que cosechó un fruto cercano al millar de ciudadanos, civiles y militares, víctimas de la infamia de los separatistas armados vascos. No soy el único que he sospechado que en todo ello existe un deseo de que no se produzcan víctimas mortales que pudieran lastrar, de un modo definitivo, las aspiraciones del PSOE de renovar el poder para una nueva etapa legislativa. Unos presos más en las cárceles, bien tratados y alimentados, no creo que fueran obstáculo para que ambas partes sigan manteniendo sus reuniones habituales y vayan preparando, para el caso de que el señor ZP renueve mandato, el definitivo salto al vacío por el que Euskadi y Navarra adquirieran una autonomía, más cercana al autogobierno, hasta que las circunstancias les permitieran alcanzar el objetivo de ETA que ha sido y continua siendo la independencia absoluta del resto de España.

Por ello, cuando uno contempla como la masa de las izquierdas separatistas que constituyen la mayoría en el Parlamento; no una, sino varias veces (incluso después de que la banda dejara al descubierto que no estaba dispuesta a rendirse y que sus aspiraciones eran totalmente políticas); olvidándose de que, el mandato que le había conferido al Gobierno era sólo para que gestionara la rendición de los terroristas y su posterior sometimiento a los tribunales de justicia, al efecto de que determinaran las responsabilidades penales de cada uno de ellos; se empecina en renovar las facultades del Ejecutivo para que siga sometiéndose al chantaje continuado de la banda, que no cesará, a las pruebas me remito, hasta que hayan conseguido que el Gobierno ceda a sus peticiones. Da la sensación de que estamos ante una dramática puesta en escena, donde todo está decidido de antemano; donde no importan ni los muertos ni sus familias ni, por supuesto, el sentir de la mayoría de los españoles que contemplamos atónitos como el Estado de Derecho está haciendo aguas, las leyes se bordean peligrosamente y los encargados de aplicarlas están cayendo, cada vez más, en el más absoluto descrédito, ante una ciudadanía que se pregunta, inquieta, hasta que punto va a llegar esta complacencia con todos aquellos que lo único que buscan es desguazar esta vieja nave que es nuestra España. Nos cansamos de ver como se cede ante los separatistas catalanes, como se chalanea con los vascos, como se publican estatutos de más que dudosa legalidad y, como el TC, incomprensiblemente, va prolongando el entrar en su estudio con la patente y vergonzosa intención partidista de que no se resuelva sobre él, antes de los próximos comicios; todo ello para que, si resultase (como no dudo que será) en todo o en parte inconstitucional, no pudiera perjudicar al PSOE de Zapatero en sus aspiraciones a renovar mandato.

Entre tanto, no pierdan de vista la forma de actuar de la izquierda. Vean como han utilizado la lamentable muerte de uno de los suyos para organizar algaradas por diversas capitales, todas ellas con destrozos y consignas contra el PP y lo que ellos denominan el “facherío” (comprueben la similitud con lo que ocurre en la banlieure francesa, en la que los izquierdistas han aprovechado un accidente en el que murieron dos chavales para intentar debilitar a Sarkozy). Es la típica estrategia de tomar la calle un grupo de agitadores para dar la sensación de que los culpables de todo son los de la derecha y así inclinar a los votantes, indecisos, mal informados o revanchistas, para que los acompañen en sus espúreos esfuerzos para anular al enemigo. Se trata de amordazar al contrario (vean la absurda querella contra Pio Moa y la satanización otros medios que no les son afines), no les basta que el Gobierno domine el 90% de los medios de comunicación, precisan tenerlos todos y, a los que no pueden doblegar, eliminarlos. No debe de extrañarnos, basta que nos miremos en el espejo del Cono Sur americano; observen los pasos dados por sus dirigentes para hacerse con el poder totalitario e implantar el neo comunismo dictatorial, como el que se están proponiendo instaurar, en sus países, sujetos de la catadura de Hugo Chávez, Evo Morales, R. Correa con la colaboración de D.Ortega de Nicaragua y la flamante nueva presidenta de Argentina. Pero no dejen de echarles un vistazo a aquellos pueblos que, si ya antes eran míseros, hoy en día todavía lo son más y, por si fuera poco, sin ninguna de las libertades que garantiza la democracia. ¡Ellos se lo han buscado!, como parece ser que nosotros también estamos dispuestos a aceptar, pero por medio de en un absurdo retroceso a peor, perdiendo las libertades y prosperidad que nos dimos en la democracia que nos otorgó la transición con la Constitución de 1978. ¡El gran error al que nos ha llevado el PSOE, de la bonanza a la crispación; de la solidaridad al enfrentamiento! Time goes by

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris