Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

La checa contra Pío Moa

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 1 de diciembre de 2007, 01:47 h (CET)
He disfrutado mucho leyendo los libros de Pío Moa en los que el historiador que aporta documentación inédita sobre la Guerra Civil española, extraída fundamentalmente de fuentes de la izquierda, así como me deleité en su día con “De un tiempo y un país”, el diario de Pío Moa elaborado durante su etapa marxista-. Diario en el que se describe a la perfección el lavado de cerebro estalinista que lleva a un ciudadano de nivel cultural medio-alto, en plena dictadura franquista y, en parte, debido al ambiente de la época, a pertenecer a una organización terrorista y marxista, como fueron los GRAPO.

De hecho, el diario redactado durante su militancia izquierdista, que Pío Moa ha respetado en su integridad (cuando nada se tiene que ocultar, nada hay que revisar), me recuerdan a las del gran liberal Jean François Revel (“El ladrón en la casa vacía”), en las que el francés, entre otras cosas, relata magistralmente la dificultad psicológica a la que se enfrenta cualquier militante de izquierdas en cuya mente se ha instalado ya la duda para salir de la secta. Son necesarios años y años, casi décadas y una voluntad férrea para aceptar que el socialismo sólo crea miseria. Y es que para abandonar la secta la persona debe de cambiar todo su esquema mental e incluso su escala de valores. El yo antes que el colectivo. De la desconfianza a la confianza en la persona. Del pesimismo apocalíptico al optimismo. Y esto supone, que se dice pronto, pasar de la utopía mezclada con la ideología –de la promesa de un paraíso terrenal y de bellos ideales que jamás se alcanzarán, más en cuyo nombre cualquier atrocidad se legitima- a la realidad. Ahí es nada.

Pío Moa, como otras personas representativas de la derecha actual –desde Jiménez Losantos hasta Josep Piqué o Juan Carlos Girauta pasando por Pilar del Castillo- , abandonó en su día la izquierda –quizás porque, como Sánchez Dragó, muchos de ellos, habiendo militado en el PCE, jamás fueron comunistas y sí antifranquistas-.

Moa, precisamente por haber militado en la extrema izquierda, sabe bien que la denuncia –que no querella; para poner una querella hay que jugarse los cuartos y la extrema izquierda es de la cofradía del puño cerrado- presentada por catorce “antifascistas” (desconocen que también los nazis quemaban en la plaza pública los libros de los autores incómodos) contra él en los juzgados de Plaza de Castilla no pretende en absoluto como objetivo primordial, por mucho que se pregone, su encarcelamiento. Pretenden, siguiendo el manual estalinista de destrucción del adversario, previa estigmatización –“franquista”, “extrema derecha”-, su asesinato civil. Pretenden intimidar, incluso aterrorizar, a todos los que no se pliegan a la memoria histérica de unos cuantos que han decidido volver a reabrir viejas heridas del pasado porque son incapaces de ofrecer nada, salvo más de recetas ya fracasadas, para el futuro. Seguramente este grupo liberticida, que ha colocado al historiador en la diana de los violentos, vinculado a Izquierda Unida –que comparte con ellos sus “sensibilidades”, no se ha percatado de su responsabilidad si a Moa le sucediera algo. Que la tienen.

Por otro lado, no sorprende, en absoluto, el silencio que ante semejante atropello totalitario guardan la inmensa mayoría de medios de comunicación, siempre serviles con el poder. Son los mismos que llevan a las televisiones a mujeres que luego son asesinadas por sus parejas. Los mismos que van por ahí impartiendo lecciones de ética.

Sí sorprende el silencio, con excepciones como las Nuevas Generaciones del distrito de Salamanca en Madrid, del Partido Popular. Ya lo advertía Edmund Burke: “Lo único que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada”.

Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris