Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Celebrando derrotas

Pedro García, Girona
Lectores
@DiarioSigloXXI
martes, 23 de junio de 2015, 11:15 h (CET)
Es un hecho y nadie lo ha puesto en duda que los populares recibieron un batacazo en las elecciones del 24 M. Pero no lo es en absoluto el resultado del POSE jaleado como una apabullante victoria. Con un sencillo escrutinio, esta queda reducida a lo que es: pérdida real de votos con respecto al que ya fue un pésimo resultado en 2011 y pérdida en el campo de la izquierda de su hegemonía a manos de Podemos e islas adyacentes. En este sentido, no tienen en verdad y, excepto en Andalucía y por los casos de Córdoba y Sevilla, nada de que alegrase. Bien al contrario, quedan sometidos a un papel de triste comparsa, y para colofón ahí está la culminación del carnaval de Cádiz. Esta ciudad es la guinda del pastel que, con Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, La Coruña, Pamplona, Santiago, Badalona y hasta Zamora, se come y disfruta la izquierda radical, la extrema izquierda con separatistas y secesionistas de los más variados pelajes mediterráneos o atlánticos, y donde el PSOE hace de Carmona, que ya habrá que patentar como fórmula de resultar apaleado y unirse alborozado a la fiesta de quienes le han dado la tunda.

Pierde el PP, pero el PSOE hace algo peor que no ganar, es convertirse en entusiasta adherente de esos monaguillos de Maduro, en definición de quien para el conjunto de los españoles siguen siendo hoy el referente socialista más respetado, Felipe González. Unos monaguillos que lo que pretenden es ponerse la casulla de líderes de la izquierda y quedarse con la iglesia y el curato.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris