Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   ARTÍCULO   -   Sección:   Revista-arte

El arte del vídeo

Jorge Alonso Safont
Redacción
viernes, 30 de noviembre de 2007, 23:00 h (CET)
"Una imagen no vale nada sin palabras" Gary Hill

El paso del tiempo hace que perdamos la perspectiva de la mayoría de las cosas que nos parecen habituales. Algo que por desgracia se acentúa cada vez más en los tiempos que corren, donde las nuevas tecnologías avanzan a una velocidad completamente distinta a la que se puede soportar y mucho menos abarcar. Hecho incuestionable de que el progreso tecnológico no va acompañado de un aprendizaje adecuado por parte de una buena parte de la sociedad.

Todo esta brecha se acrecienta cuando hablamos de la imagen como universo simbólico, esto es, como apunta Roman Gubern, representar no sólo lo que el hombre ve sino también lo que piensa. Por lo tanto, mediado por la presencia de un sujeto.

Desde las pinturas en las cavernas hasta la aparición de la fotografía, el cine y la televisión han pasado unos cuantos miles de años, pero el objetivo último sigue prácticamente intacto. Junto a estos distintos soportes/canales se ha ido sustentando unas maneras de ver el mundo y que en principio nos parecen naturales a una amplia mayoría.

Sin ir más lejos, J. A. Palao propone que el MRI (Modo de Representación Institucinal) del cine ha provocado que nuestra imagen de la realidad sea cinematográfica, y que las convenciones que se utilizan en el cine sean válidas y consistentes en el mundo real. En realidad todo es mucho más complejo, pero no hay tiempo ni espacio. Simplemente destacar que esa complejidad es sobre la que reflexionan tantos y tantos artistas, como es el caso que nos atañe: el arte del vídeo.

De nuevo, con la aparición de una nueva tecnología, surgen nuevas inquietudes. De esta manera surge el arte del vídeo, cuando un grupo de personas vinculadas a las vanguardias de los setenta, comienza a utilizar la imagen electrónica con fines artísticos.

En la década de los sesenta comenzaron a aparecer los primeros equipos portátiles de Sony, en ese momento, nació el vídeo de creación con nombres como Nam June Paik o Wolf Vostell, que bebieron de otras tendencias y vanguardias. Surgen así las performances, las acciones Fluxus, los ambientes y las instalaciones, etc, en los que el vídeo, la estética y el arte van unidos.

Recogemos aquí algunas reflexiones de Paik (PÉREZ ORNIA, JOSÉ RAMÓN (1991): El arte del vídeo: Introducción a la historia del vídeo experimental): “Fluxus se pone en contra de todo el sistema del arte, de los museos y de las galerías, de su industria multimillonaria […] Somos esencialmente un grupo político, un concepto político: gente pequeña que se enfrenta a gente grande y que consiguen su propio destino […] Los artistas debemos controlar el sistema de distribución […] Fluxus ofrece esta especie de sueño y un modelo de conducta a muchos jóvenes artistas”.
Del grupo Fluxus forman parte artistas como Beuys, Yoko Ono, Dick Higgins, Wolf Vostell o Nam June Paik, estos dos últimos pioneros del videoarte. Ambos coinciden en considerar el ruido como principio de la belleza. Ya que a partir de la destrucción, de la descontextualización, de la imagen separada del sonido, etc. puede construirse una nueva realidad al margen de las convenciones y modelos existentes.

Uno de los trabajos más importantes de Wolf Vostell es el que podemos apreciar a continuación, Sun in your head (1963) donde ejecuta un dé-collage directamente sobre la imagen de televisión: altera los mecanismos de sincronización de un televisor de manera que la imágenes de una transmisión desfilan verticalmente sin continuidad.


En 1976 funda en Malpartida de Cáceres el Museo Vostell Malpartida después de declarar que Los Barruecos se trataba de una “obra de arte natural”. Preside el museo una escultura gigantesca realizada con motocicletas y titulada El telón de Parsifal (1988).

www.museovostell.org
Después de ya más de tres décadas los límites entre los distintos lenguajes visuales: publicidad, el videoclip, y televisión son complejos de delimitar ya que el lenguaje de la palabra y el lenguaje visual se entrelazan. Gary Hill trato este tema en su obra llegando a afirmar que “una imagen no vale nada sin palabras” como un intento de alterar el orden de los valores, cambiar la influencia de la imagen sobre el lenguaje por la del lenguaje sobre la imagen.

Estos son algunos ejemplos de que la innovación tiene por sí misma, un valor artístico. A su vez esta innovación suele ir acompañada de un avance tecnológico sobre el que se pueden plantearse nuevas maneras de mirar la realidad. Ya que en definitiva, los trabajos de los artistas son un reflejo de las inquietudes de una sociedad.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris