Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Cataluña   -   Sección:   Opinión

¿Haciendo oposiciones a un nuevo enfrentamiento entre españoles?

La responsabilidad en todo este jaleo, señores, no se le puede atribuir a otra persona que al señor Pedro Sánchez del PSOE
Miguel Massanet
jueves, 18 de junio de 2015, 23:25 h (CET)
El Boletín Oficial de la Generalitat de Catalunya, de fecha de 24 de julio de 1.936, publicó un Decreto presidencial por el cual, el presidente Companys creaba “El Comité Central de Milicies Antifeixistas de Catalunya”. Sus objetivos: 1º- Establecer un orden revolucionario, 2º- Control y vigilancia para su cumplimiento y defensa y, a su vez, entre otras misiones, creó “equipos de noche”, estableciendo que “la circulación desde la una a las cinco de la madrugada, quedaba limitada a la autoridad del Comité de las Milicias”. Con ello la Generalitat sancionó la legalidad y el horario de los “paseos” (todos los que vivieron en aquella época sabían lo que significaba la aparición de aquellos sujetos patibularios, los nombrados “equipos de noche”, en las casas de aquellas personas que eran consideradas poco afectas al régimen anarquista, como los sacerdotes, religiosas, católicos o simplemente personas acomodadas a las que esquilmaban y, si llegaba el caso, los asesinaban en sus propios domicilios o les daban el “paseillo” hasta las afueras de la ciudad de Barcelona, donde aparecían muertos a tiros en las cunetas.

Las personas a las que se encomendó el desarrollo y puesta en práctica de aquella bula para asesinar impunemente fueron: “Por Ezquerra Republicana de Catalunya, Antonio Aguadé, Jaume Miravitlles y J. Pons; Por Acció Catalana e Izquierda Republicana, Tomás Fábregas, por los partidos marxistas, Joseph Miret Musté y Joseph Rovira Canal; por la CNT, José Acea, Buenaventura Durruti y Juan García Oliver; por la FAI, Aurelio Fernández y D.A. de Santillán; por UGT, José del Barrio, Salvador González y Antonio López”. La falta de espacio nos impide ofrecer al currículo de todos ellos, pero les aseguro que su participación en la organización de los crímenes que se produjeron en aquellos tiempos, en Catalunya, puede decirse que fue determinante.

Tuve la suerte de gozar de la amistad de don Alberto Oller, barón de Oller, recientemente fallecido, que tuvo la desgracia de tener un cuñado suyo encarcelado en el barco Uruguay, donde fue asesinado vilmente. Uno de los pocos supervivientes de aquel cautiverio narró el intento de asesinato colectivo perpetrado por sus guardianes del Comité de Milicias Antifascistas, mediante el procedimiento de ir poniendo pequeñas dosis de cianuro en la comida. Por suerte para los encarcelados esta práctica fue conocida por embajadas extranjeras y, a través de ellas, fueron conocidas por el general Queipo de Llano, en Sevilla, que no se anduvo con zarandajas y envió un mensaje, a través de Radio Sevilla, amenazando con bombardear una casa de la ciudad con presos del bando rojo por cada muerte que se produjera en el Ecuador. El resultado fue fulminante porque, desde aquella fecha, no se ejecutó a ningún otro prisionero.

Y es que, señores, parece que los últimos acontecimientos, este “cambio” que dicen querer implantar, a través del poder recientemente adquirido, mediante la alianza “contra natura” con los neocomunistas de Podemos, con la complicidad de partidos tradicionalmente moderados como fue, durante años, el PSOE del señor Felipe González, incluso del señor Pérez Rubalcaba ( y esto que a todos nos parecía una desgracia para España), con un concepto claro de hombres que anteponían, a sus diferencias partidistas, las cuestiones que podían afectar a la unidad de España, como fue el tema catalán o cuando se trataba de mantener una postura unitaria en casos que afectaban a nuestras relaciones internacionales o cuestiones de Estado.

En estos momentos, España se encuentra en una situación muy peligrosa, que no ha tardado en ponerse en evidencia apenas, los nuevos ocupantes de los ayuntamientos, han tomado posesión de sus plazas o los gobiernos autonómicos han iniciado su nueva andadura. Por desgracia, todos los augurios se han cumplido y todo indica que, este país, ha iniciado una nueva etapa en la que la izquierda extrema, la importada de Venezuela por los señores de Podemos; va a iniciar un campaña contra las leyes vigentes, de desobediencia a la legalidad, como ya anticipó la flamante alcaldesa de Barcelona, Ada Colau cuando afirmó que no pensaba cumplir las leyes que a ella no le agradaran. Una forma dictatorial de demostrar que no estaba dispuesta a sujetarse la legislación española y que sigue dispuesta a compaginar su actividad como antisistema, como agitadora y contraria los desahucios por impagos de hipotecas o alquileres fueren cuales fueren las causas, a pesar de que ya se le advirtió, desde el TC, que no estaba facultada ni tenía competencia para poder inmiscuirse en la acción de los tribunales de Justicia.

Pero lo que está sucediendo creemos que está adquiriendo un cariz verdaderamente preocupante cuando ya, desde los nuevos ediles y otras personas, que ya dan por hecho que el comunismo se ha adueñado del país y que ha llegado el momento de volver a las venganzas personales, el ajuste de cuentas, la reactivación de los viejos rencores de la lejana Guerra Civil y de poner en práctica los desquites que vienen cociendo desde hace años en sus espíritus mezquinos y revanchistas; en una reedición de lo que fueron los prolegómenos de la Guerra Civil y aquellos tiempos de las “brigadas del amanecer” en Madrid o los mencionados “equipos de noche” en Catalunya. Lo cierto es que, con motivo de algunas declaraciones ofensivas del señor Zapata o de actitudes chulescas de la alcaldesa de Madrid, negándose a impedir que una señora imputada por un asalto a la capilla universitaria —en la que, aparte de proferir palabras ofensivas e insultantes para los participaban en el culto, hizo una exhibición descarada de su cuerpo desnudo –, ocupe la plaza de consejera de Educación en el Ayuntamiento madrileño; ya se han empezado a cruzar, por medio de la prensa sendas amenazas, insultos y descalificaciones que es muy posible que solo se trate de los antecedentes de lo que nos espera en meses sucesivos si, estos nuevos inquilinos de Ayuntamiento y autonomías, piensan que pueden dar la vuelta a la tortilla mediante la aplicación de aquellas técnicas frente populistas que a tan graves consecuencia llevaron a los españoles.

La responsabilidad en todo este jaleo, señores, no se le puede atribuir a otra persona que al señor Pedro Sánchez del PSOE, cuya ambición personal, su pobre calidad como hombre de Estado y su desgraciado discurso de crear un cinturón sanitario, en torno al PP, con el que no ha querido llegar a acuerdos de gobierno cuando, éste partido, fue el que sacó las mejores resultados electorales en la mayoría de las plazas. Su evidente ojeriza, intransigencia y falta de perspectiva de futuro, le han llevado a cometer el error garrafal ( después de haber prometido públicamente que nunca lo haría) de pactar con los comunistas bolivarianos, apoyados por el señor Maduro, económicamente y políticamente, entregándoles el gobierno de las principales capitales del país a Podemos sin que, al fin y a la postre, a los del PSOE, les haya proporcionado más que la satisfacción infantil y absurda de impedir que el PP consiguiera gobernar. Las consecuencias, a los pocos días de ponerse en funcionamiento los nuevos equipos rectores, ya se están perfilando y lo que es peor, esto no ha hecho más que empezar si escuchamos las barbaridades que, un exultante Pablo Iglesias, se permite lanzar cuando, en realidad, su partido se limitó, no directamente sino a través de sus “marcas blancas”, a tener unos resultados nada espectaculares, muy distintos a los que parecía que iban a conseguir.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, consideramos que no caben más retrasos, no se puede ceder ni un paso atrás ni vale irse con pamplinas de diálogos, más concesiones o dejarse amilanar por las fantochadas, amenazas o desprecio por las leyes de esta gentuza, que quiere acabar con España y arrastrarnos, otra vez, a la situación de pobreza que ellos pretenden socializar, de modo que la clase media se conforme con vivir de un salario limosna que ellos, sabiendo que mienten, pretenden implantar para fomentar la vagancia en nuestra nación. Trabajar no, subvenciones todas las del mundo para, una vez convertidos en borregos, podernos dominar fácilmente.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris