Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La falta de tiempo

Francisco Arias Solís
Redacción
jueves, 29 de noviembre de 2007, 05:15 h (CET)
“Ahora me vienes diciendo
que el tiempo pierdo contigo;
¿cómo se puede perder
lo que nunca se ha tenido?”


Augusto Ferrán

A veces se oye decir: “Yo soy un hombre de mi tiempo”. Muchas veces, el que tal dice, suele también decir “que no tiene tiempo para nada”. Y nos preguntamos entonces si a este nuestro contemporáneo al parecer lo que le sucede es que no tiene tiempo porque el tiempo lo tiene a él.

Uno de los problemas, a escala mundial, que caracteriza nuestra época, es la falta de tiempo. El gran defecto actual es que nadie tiene tiempo para pensar. Vemos, a nivel de jerarquías responsables, que los políticos de los cinco continentes se pasan el día, trasladándose de un sitio a otro, pronunciando discursos, haciendo declaraciones... Por su parte los intelectuales -es decir, los que tienen la misión de orientar-, invierten la existencia en asistir a congresos, en dejar que le pongan condecoraciones, en acudir a los banquetes que se dan los unos a los otros, en pronunciar conferencias, en contestar a los cuestionarios... Y si esto pasa con los políticos y los intelectuales ¿qué decir de cuantos se sienten y son simplemente gente del pueblo? Sujetos a tener que buscar trabajo o a sus obligaciones si lo encuentran; para obtener los billetes necesarios que permitan adquirir los bienes que la sociedad de consumo se encarga de crear, día a día, hora a hora, minuto a minuto, para mantener vivos unos paraísos artificiales de una felicidad inalcanzable, apenas tienen horas disponibles para ver un poquito de televisión y marcharse a la cama.

Falta tiempo para leer, para meditar, estudiar, reflexionar. En todas partes las más graves decisiones se toman a la ligera. Sin pensar en sus pros y en sus contras. A lo que salga. Y así va todo. Las consecuencias las vemos a diario. En España, Europa, América, África... Los grandes problemas económicos no se solucionan nunca. No hay tiempo para prestarle atención a ese gravísimo problema del paro. Las guerras se eternizan. Cada vez son más los niños que mueren de hambre. La pobreza se hace cada día más severa... Pero la falta de tiempo no permite que pueda afrontarse lo que realmente merece la pena.

Seguiremos diciendo que nos falta tiempo para todo, que no tenemos tiempo para nada. Y es verdad, y precisamente porque nos falta tanto tiempo no podemos perderlo; pero no porque no queramos, sino porque no podemos. No podemos perder el tiempo que nos falta. ¡Pues que más que quisiéramos que perderlo! ¡Que poderlo perder! Y es que, como dijo el poeta: “...o es un tiempo que no ha sido / ni puede ser de ese modo / más que una sombra de todo / el tiempo que se ha perdido”.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris