Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
España
Etiquetas:   Política   Madrid  

Caperucita Roja en Cibeles

Y Manuela Carmena, con gafas, en el Palacio de Cibeles
José Luis Heras Celemín
martes, 16 de junio de 2015, 23:28 h (CET)
No era Caperucita Roja, pero lo parecía. Estaba en el hospital Ramón y Cajal, en la antesala de una consulta de cardiología.

A la puerta, en el suelo, una flecha grande azul y con ribetes blancos indicaba una dirección: Pre-anestesia, Consulta de Psiquiatría, Trastorno de identidad de género.

- ¿Y eso? – preguntó ella señalando la fecha al entrar en la antesala.

- Es para los que se cambian de sexo.- le contestó una señora guapa que olía bien e iba con ella.

Allí empezó la conversación, primero entre ellas y después general, entre cardiópatas y acompañantes, cada uno preocupado de su AC (accidente cardiaco) y hablando todos del que llamaban AC (accidente ciudadano) madrileño general.

Derivando, y mezclando conceptos e ideas, la conversación pasó de la pre-anestesia a la psiquiatría y a los males de la mente y del espíritu. Y de allí a los trastornos de identidad de género, de gays y lesbianas. Después, la desviación de género prescindió de cuestiones sexuales y se fijó en las desviaciones, supuestas, de las mentes, los géneros políticos y los movimientos sociales e informativos del momento.

En un plisplas, o antes, el remedo de Caperucita Roja y la señora guapa que olía bien hicieron un repaso general a la situación política de Madrid.

- El Palacio de Cibeles, hay que estar atentos a lo que pasa en Cibeles.- dijo Caperucita Roja cuando empezaba a decaer la conversación.

Con ello, la atención se concentró en ella y en su discurso, mitad reflexión temerosa, mitad miedo con reflexiones varias. Según ella, en el Palacio de Cibeles se había asentado una abuela; y a ella, a la abuela Carmena, le dedicó su atención:

La abuela de Cibeles, como la abuela de Caperucita Roja antes de que llegara el lobo y se la comiera. Después, dentelladas por aquí, mordiscos por allá, un Zapata culturizando desde el semitismo (o anti), un Iglesias convertido en catedral y seo, el inteligente Er (Errejón) alistando e intelectualizando a los no torpes, una exhibicionista anti capillas convertida en portavoz (o porta escorzos), Monedero convertido en Monedinero por una parte de la prensa, y la nueva casta de barbas, coletas y caspa subiendo y bajando por una escalera con historias varias, alguna en el recuerdo y bonita.

- Los del electrocardiograma. – llamó una enfermera desde la puerta.

- Me toca a mí.- dijo Caperucita Roja, que se levantó y fue tras ella.

Antes de perderse tras la puerta, hizo un guiño y avisó:

- Ojo a Cibeles. Y a las gafas de la abuela.

Entonces reparamos en que la abuela del Palacio de Cibeles, la alcaldesa Manuela Carmena, lleva gafas, unas gafas grandes, de abuela, de ancianita abuelita dulce.

- Sí, para ver si el lobo, o los lobos, se comen a la abuela. Habrá que estar atento a las gafas – dijo alguien.

-¿A las gafas de Carmena? ¿Pero qué dice usted? Esté usted atento a las gafas, porque a Carmena, a Carmena se la han comido ya – contestó la señora que olía bien.

Puede que sí. Y puede que no. Por eso, decidí estar atento a: Caperucita Roja en Cibeles, a Manuela Carmela en el Palacio de Cibeles, a las subidas políticas y bajadas personales por las escaleras del palacio, y…,

También, a las gafas de Carmena.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El Ayuntamiento de Madrid regulará por ordenanza los VTC

Tras el Real Decreto Ley del Ministerio de Fomento

Gràcia, Sarrià, Eixample y Ciutat Vella, los distritos preferidos por los estudiantes de Barcelona para vivir

El coste medio del alquiler de una habitación en Barcelona se sitúa en 480 euros

Lime retira sus patinetes de las calles de Madrid para adaptarlos "a las demandas del Ayuntamiento"

La compañía suma en la capital 150.000 usuarios

Los votantes de Podemos, los catalanes, los vascos, las mujeres y los jóvenes son los más críticos con España

La población se muestra negativa ante la situación actual, especialmente en la política, donde la corrupción se asocia con la imagen del país

Seis claves para entender los resultados de las elecciones andaluzas

El PSOE y Susana Díaz, los grandes perdedores
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris