Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Reyes busca su sitio

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
miércoles, 28 de noviembre de 2007, 01:56 h (CET)
Recuerdo la primera vez que oí hablar de él. Fue en las noticias de la noche de Telecinco, donde los compañeros de deportes le hicieron una entrevista en su habitación. Con cara de no haber roto un plato, un acento cerrado que hacía incomprensible la mitad de sus frases, y una inocencia angelical con muchos años por delante para echarla a perder. Fue uno de los primeros frutos de esa cantera inagotable en la que se ha convertido Nervión.

Llegó al primer equipo y, como todo andaluz con arte, deslumbró el Pizjuán con su talento, velocidad, goles y una zurda que años más tarde encontraría sucesor en Puerta. Fueron los inicios de José Antonio Reyes. Siendo el niño mimado de la afición, decidió emprender una aventura que sólo se presenta una vez en la vida: la Premier inglesa. Allí hay dos caminos: o se triunfa, o te vuelves para casa. Reyes nunca logró encontrar el primero y acabó suplicando para coger el segundo.

En Madrid escucharon sus súplicas, concretamente el Atlético. Miguel Ángel Gil Marín viajó personalmente a Londres para pedirle la mano, pero como toda novia rebelde, Reyes no aceptó: tenía un amante. Y no un amante cualquiera, sino su peor enemigo. Fue su gran secreto. Cuando todos le esperábamos vestido de rojiblanco, Reyes desechó el rojo y prefirió quedarse inmaculado. Fichó por el Real Madrid.

Llegó como uno de los fichajes estrella de Ramón Calderón y le reservaron con mimo la banda izquierda del Bernabeu. Pero en el Madrid el utrerano tampoco triunfó. El balance fue de seis goles y treinta partidos, y su mayor rival fue la irregularidad. A cambio, Reyes dejó dos goles decisivos para que el Madrid ganara la Liga. Pero ni eso evitó el desamor con el club blanco. El andaluz debía retornar al Arsenal, pero Reyes es alérgico a Londres.

Entonces el Atlético apareció otra vez en escena, como esa ex novia que nunca se olvida. Reyes aceptó, y llegó al Calderón con la ilusión renovada y ofreciendo sudor como carta de presentación. Pronto surgió el debate entre la afición del Atlético: ¿cómo se recibe a un jugador que el verano pasado te dejó tirado para irse al eterno rival? Pues eso, ¿qué haces con una ex novia que se va con tu peor enemigo y luego vuelve llorando a tus hombros?

Desde el primer momento Reyes encontró ese calor en la grada del Calderón. Aplausos y más aplausos a cambio de carreras y centros. Pero el sevillano tampoco está cuajando en el Atlético. Sobre el césped se encuentra desubicado, cuando le llega el balón los nervios responden por sus piernas, y de cara a puerta todavía es virgen esta temporada.

Quizá sea demasiado pronto para sacar conclusiones, pero otro año más, Reyes sigue sin encontrar su sitio.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris