Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   Paraguay   -   Sección:   Opinión

Oscar Tuma contra falsas encuestas para el fraude electoral

Un contubernio mediático ha propalado números falsos con respecto a las preferencias de los votantes asuncenos, buscando allanar camino al fraude electoral
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
lunes, 15 de junio de 2015, 22:00 h (CET)
Hace ya un tiempo el legislador Oscar Tuma había señalado que por el bien de la democracia, los empresarios que manejan medios deberían tomar conciencia de su papel y sus obligaciones, evitando desinformar. De lo contrario, estarían generando suspicacias, dando a entender que buscan beneficiar a cierto sector empresarial y político con su desinformación.

"Es lamentable que algunos periodistas defiendan la impunidad de Arnaldo Samaniego porque les auspicia el programa" señaló más recientemente el diputado y candidato a la intendencia de Asunción. "El intendente Arnaldo Samaniego no quiere discutir con nadie y quiere tener el micrófono solo para él, y para ello malgasta dinero del municipio comprando espacios publicitarios", denunció tiempo atrás Tuma, citando algunos espacios radiales y televisivos que contaron con la presencia de Samaniego y que le negaron la posibilidad de intervenir para el debate.

En el caso de las encuestas que difunde el monopolio de medios de Paraguay, se ha hecho evidente la intención de allanar, con números falsos, el camino a un fraude electoral en las internas de la ANR (Asociación Nacional Republicana), actual partido de gobierno.

El actual intendente de Asunción, Arnaldo Samaniego, es aplaudido por empresarios corruptos que obtienen lucro a través de concesiones de su administración, algunos de ellos propietarios de medios, y paga fuertes sumas en auspicios a conocidos periodistas para que encubran su corrupción. Las consecuencias pueden ser tan graves como la hipocresía de grande.

Al parecer a estos medios hegemónicos de Paraguay, un monopolio en manos de un puñado de personas vinculados a intereses extranjeros a la región que deforman la información porque la consideran un negocio, han decidido apuntalar la reelección de Samaniego difundiendo números falsos sobre su popularidad, y complementando estas mentiras con un gran fraude electoral.

La impopularidad de Samaniego, que él atribuye a la Venezuela bolivariana y Telesur, cuya presencia en Paraguay considera “vandalismo”, es fácilmente comprobable en las calles de Asunción y las redes sociales. Sin embargo, con encuestas falsas que presentan números irreales, y un aceitado engranaje de corrupción en los tribunales electorales del partido que son manejados por su familia, el impopular intendente de la capital paraguaya pretende hacerse de nuevo con la chapa para representar al oficialismo en las elecciones municipales. Considerando que sondeos reales muestran que sufrirá una derrota por amplio margen ante el candidato opositor Mario Ferreiro, puede deducirse que también planea robar las elecciones municipales generales en Asunción.

El diputado Oscar Tuma puso varias veces en duda la transparencia en la gestión de Samaniego, y que puede mostrar documentos que avalan las irregularidades cometidas por el jefe comunal. Sin embargo, el monopolio de medios ha ignorado sistemáticamente las denuncias de Tuma, y ha hecho crecer las sospechas de un contubernio con Samaniego difundiendo encuestas fraudulentas que lo favorecen.

Decía un famoso periodista que cuando la prensa intenta exagerar el poder que tiene, es porque está ocultando su propia debilidad, y el continuo ascenso de los políticos que ignoran al monopolio mediático en Paraguay corrobora tal afirmación.

En un mundo en que la decadencia de medios tradicionales es pan de todos los días, y en el que muchos de ellos se enfrentan a la venta, clausura o al remate, no resulta extraño que la empresa de la información paraguaya también acuse repercusiones de este fenómeno mundial.

Si como dijera Balzac los periódicos son tiendas que venden al público las palabras del mismo color que las quiere, no resulta extraño que la posibilidad de difundir masivamente la información sin su ayuda los devalúe y les reste capacidad para manipular conciencias. La difusión de falsedades con tanta insistencia, y su repetición tan desproporcionada, solo son un signo de la impotencia ante los avances de la tecnología que le arrebatan jirones de su monopolio.

Deberían tomar nota quienes difundiendo falsa información, pretenden allanar el camino a un eventual fraude electoral.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Marruecos también gana en Paraguay

Como viene sucediendo sistemáticamente en Latinoamérica con los aliados de Marruecos, éstos han ganado el fin de semana las elecciones en Paraguay

Politica afirmativa

Rosi Braidotti en su libro 'Por una política afirmativa' ofrece una nueva interpretación del sujeto

Un mundo para todos

Hace falta prestar más atención a ese mundo global si no queremos caer en una mezquindad permanente de retrocesos

Los cazadores quieren seguir cazando, los animales viviendo

Los animales no son objetos que están a nuestra disposición

Dejar la farsa y ponerse a trabajar por el bien común

J. Gacría, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris