Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Obras son amores y no buenas razones

Ana Carmen Trujillano
Redacción
miércoles, 28 de noviembre de 2007, 01:54 h (CET)
En el brindis de la cena de honor que ofreció ayer la embajada de España ante la Santa Sede a los tres nuevos cardenales españoles, la vicepresidenta Mª Teresa Fernández de la Vega, tras subrayar el “aprecio de España y su Gobierno” al Papa Benedicto, comenzó su brindis con la reflexión de San Agustín “In necessariis unitas, in dubiis libertasi, in ómnibus caritas”. (En lo esencial: unidad, en lo dudoso: libertad, en todo caridad) y, entre otras palabras señalaba que “el respeto y libertad” que forman anverso y reverso “de la moneda que hemos acuñado Iglesia y Estado a lo largo de todos estos años de democracia y que es expresión de la lealtad entre ambas instituciones”, “no podía ser de otro modo puesto que la Iglesia y el Estado buscan la realización efectiva de valores como la igualdad, la justicia, la dignidad y la paz. Valores todos ellos fundamentales del humanismo que alienta el espíritu democrático”.

Ha quedado muy bien y ojala fuera esta la realidad, pero, como dice el refrán “Obras son amores y no buenas razones”. Por qué me quiere aclarar la Sra. de la Vega ¿A que llama unidad? ¿A que llama libertad? ¿A que llama caridad? No entro en más detalles, con esto basta.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris