Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

25-N, Día Internacional contra la Violencia hacia las mujeres

Ángel Sáez
Ángel Sáez
miércoles, 28 de noviembre de 2007, 01:54 h (CET)
A mi dilecto hermano Jesús María, porque hoy, domingo, 25 de noviembre de 2007, cumple años; por ello, “Chichas”, ¡muchas felicidades!

Aquí, en esta urdidura, servidor, de natural (o por lo general) tolerante, intentará argumentar y tratará de aducir las razones de peso o porqués de su intolerancia con el terrorismo casero o sexista (expresiones más ajustadas que la que se va arrumbando gradual y paulatinamente, procedente del inglés, “de género”), o sea, su tolerancia cero con la rancia violencia doméstica.

La verdad es que el concepto de “violencia contra las mujeres” es susceptible de diversos abordajes o variopintos puntos de vista, pues semeja un poliedro de plurales caras, en el que la faceta más cruda, dura y ruda es, sin ninguna hesitación, la del maltrato físico que, en un porcentaje descorazonador y por desgracia, ha concluido siendo coronado por otra fatídica y espinosa corona, el lamentabilísimo colofón del óbito de la maltratada.

Al desocupado lector que desee ampliar conocimientos o información sobre la noción sobredicha le recomiendo, con especial encarecimiento (que no miento) que se haga y lea, de la roda al codaste, la resolución 54/13, aprobada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el 17 de diciembre de 1999. Si así lo hace, se convencerá de que las mujeres que pertenecen a las minorías sociales, las indígenas, refugiadas, emigrantes, rurales, indigentes, presas, discapacitadas y de (cierta) edad, etc., son especialmente vulnerables a la violencia de una sociedad dominada por adanes, machistas.

Bienvenidas han sido, son y serán las denuncias, pintiparadas, de todos y cada uno de los episodios o de las manifestaciones de violencia ejercida contra las féminas; y bienhadados y bienhallados todos los medios puestos a disposición de todas las ciudadanas por las distintas administraciones para apoyar, desarrollar y promover políticas efectivas y eficaces de igualdad y protección. Así mismo, bienvenidas todas las leyes y bienhadados y bienhallados todos los alegatos, proclamas, mociones, concentraciones y manifestaciones que tiren del susodicho carro y en la misma dirección. Sin embargo, todo ese abanico de iniciativas, toda esa batería de medidas deberán ir acompañadas, a su vez, de las correspondientes y oportunas partidas presupuestarias, que las hagan eficientes, porque, en el caso contrario, todo ese arsenal o caudal quedará reducido a agua de borrajas o cerrajas, buenas intenciones y palabras, en definitiva, papel mojado, nada (en una sociedad de adanes).

Noticias relacionadas

Historia Maldita en América del Sur

La historiografía sudamericana sigue intentando narcotizar a las naciones de las antiguas colonias con una memoria adulterada, disecada y llena de olvidos interesadamente voluntarios

Irrespetuoso respeto

“No hay respeto por otros sin humildad por uno mismo” Henri Frederic Amiel

¿Qué se propone Oscar Camps el capitán del Open Arms?

“Siente el pensamiento, piensa el sentimiento.” Miguel de Unamuno

La luz del mundo

La luz y las tinieblas son incompatibles

Derrochas el dinero, pero en realidad es tu vida

“Derrochamos nuestra vida como si fuera algo renovable”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris