Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Chaves y Morales quieren refundar sus países de sangre y fuego

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
lunes, 26 de noviembre de 2007, 03:51 h (CET)
En América hispana están surgiendo nuevos líderes ineptos que quieren sustituir a los inservibles dirigentes antiguos. Tanto en Bolivia como en Venezuela las poblaciones han sufrido históricamente severas y prolongadas épocas de dirigentes inútiles, que durante décadas encaminaron sus respectivos países hacia donde se encuentran hoy: La nada, la vaciedad y el abismo.

Incapaces de hacer frente a la lacra en que se veían envueltos, ignorancia, corrupción atraso secular, estos pueblos han confiado en nuevos salvapatrias de la catadura de Chávez y Evo Morales que sin haber resuelto los problemas de siempre han agudizado otro ya existente: el enfrentamiento interno.

Ambos caudillos pretenden refundar sus patrias, imponiendo para ello nuevas constituciones. Lejos de seguir el ejemplo de la Madre Patria, que supo salir de una dictadura votando pacífica, masiva y acordadamente una Constitución, estos países han elegido la vía de la lucha callejera para dilucidar cual de los dos bandos se lleva el gato al agua, sin darse cuenta que si hay un bando vencedor no habrá Constitución duradera.

Y en ésas se encuentran en ambos lugares, echándose a la calle empujados y animados por sus líderes, buscando el cuerpo a cuerpo para imponer sus tesis que, así, no irán muy lejos. La culpa debe buscarse fundamentalmente en quienes acaudillan las naciones, líderes ineptos que creen que por tener la capacidad de aplicar su constitución tienen más razón y más futuro.

Que personajillos de opereta tragicómica como Chávez y Morales se hayan encumbrado hasta donde se encuentran sólo puede ser achacado a los que habiendo dirigido el país en años pasados no supieron gobernar para el bien de sus ciudadanos sino para aprovecharse, y de los votantes, torpes, ignaros e ingenuos que creyeron que imponiendo la ley del más bruto sacarían sus países adelante.

Refundar un país desde la violencia, el enfrentamiento y los tiros callejeros sólo se les ocurre a quienes pretenden imponerse como únicos salvapatrias, desdeñando al resto de millones de habitantes del lugar.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris