Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El que va descalzo no debe plantar espinos (Jacula Prudentum)

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 24 de noviembre de 2007, 06:05 h (CET)
El Papa Pio XI, en su encíclica Divini Redemptoris, acusaba al comunismo de haber causado la muerte de varios obispos y millares de sacerdotes y seglares católicos en España en una “lucha contra todo lo que es divino”. El 1 de Julio de 1937 se publicó la Carta Colectiva firmada por 43 obispos y 5 vicarios capitulares (se negaron a firmarla el cardenal Vidal y Barraquer, quizá por miedo a que pudiera perjudicar la situación de la iglesia catalana y monseñor Mújica) En ella se decía que “la Iglesia no ha querido esta guerra ni la buscó” y en otro párrafo “Esta es la posición del episcopado español frente al hecho de la guerra actual: se la vejó y persiguió (a la iglesia) antes de que estallara; ha sido víctima principal de la furia de una de las partes contendientes (la republicana). Las tropas nacionales fusilaron en Guipúzcoa a unos 16 o 18 eclesiásticos por cuestiones políticas, Gomá se quejó ante Franco y este ordenó cortar tales prácticas inmediatamente, como así fue. Las víctimas de la barbarie roja ascendieron a más de 6,000 religiosos cruelmente torturados y asesinados. El balance es esclarecedor.

Es por ello que no puedo menos que mostrar asombro, un asombro matizado, por las recientes declaraciones de monseñor Ricardo Blázquez, Presidente actual de la Conferencia Episcopal; cuando reconoce culpas de la Iglesia en la Guerra Civil y sostiene que se tiene que pedir perdón. Si dijera que me causa extrañeza mentiría, porque es patrimonio de los obispos vascos esta querencia hacia el nacionalismo (algo parecido les ocurre a los prelados catalanes) que, en ocasiones, les hace enfrentarse a sus obligaciones pastorales, como católicos, a sus instintos separatistas y, no siempre, salen vencedoras las primeras. Por otra parte, los antecedentes de este clérigo no son precisamente para esperar otra cosa de él. Así vemos que ya se manifestó opuesto a la Ley de Partidos, participando en la nota pastoral que se redactó contra ella rechazando la ilegalización de Batasuna ( 2002). Hay que decir que esta sigue siendo la posición de los prelados vascos sobre el terrorismo. Choca, por supuesto, esta actitud cantonalista en representantes oficiales de la Iglesia, cuando siempre se ha hablado de “universalidad”; de espiritualidad sobre el materialismo; de lo “que corresponde al César para el César y lo que corresponde a Dios para Dios”; del camino del católico amando a sus hermanos y con la vista puesta en la salvación eterna. Es difícil casar este cometido pastoral con la defensa encubierta de Setién del nacionalismo excluyente, nazi, de los vascos; la poco enérgica condena de los atentados cometidos por ETA y, sin embargo, la dureza de estos obispos en sus relaciones con los poderes civiles, cuando estos han acosado a la ETA. Por supuesto que ahora no tienen demasiados motivos para estar preocupados dado el trato excelente que están recibiendo los defensores de la Patria Vasca por el Gobierno del señor ZP. ¡Estarían locos si se quejaran!

No dudo, mejor dicho, sé positivamente que la prensa adicta a los socialistas, con La Vanguardia a la cabeza, se ha apresurado a tergiversar lo que verdaderamente quiso decir monseñor Blázquez, que puntualizó que se refería a algunas actuaciones o hechos concretos que se produjeron en la contienda y no generalizó; antes bien, manifestó con toda contundencia que veía algo fuera de lógica resucitar, como quieren hacer los socialistas y comunistas, las viejas heridas de la pasada contienda. Pero, en una persona que ostenta tan alto cargo dentro de la Iglesia española, que actúa como portavoz de la Conferencia Episcopal, no se puede aceptar que tenga un desliz semejante, que les proporcione munición a aquellos que, precisamente, han puesto su empeño principal en atacar a los católicos; promover una enseñanza laicizante y amoral; inculcar a la juventud teorías políticas trasnochadas por medio de panfletos inmorales y contrarios a toda ética, como la Educación para la Ciudadanía ( opera prima de la señora Cabrera, ministra de Educación y descendiente directa de don Joaquín Calvo Sotelo, representante de la derecha vilmente asesinado por los secuaces de Prieto), infringiendo con ello la propia Constitución de 1978. Sabemos, positivamente, que la mayoría de los obispos españoles no comulgan (perdón por la expresión) con estos pensamientos de su Presidente, pero esto no impide que, con sus declaraciones haya dado un espaldarazo a todos aquellos que piensan que el malo de la película fue el bando nacional y que las ursulinas descalzas fueron los republicanos. Los mártires que recién han sido canonizados, le debieran recordar al señor obispo de Bilbao, quiénes eran los obligados a pedir perdón y quienes los que tenían derecho a pedirlo.

“No se puede servir, a la vez, a dos señores” son palabras del evangelio. Por desgracia parece que hay un sector, en la jerarquía de la iglesia, especialmente en el País Vasco y Catalunya, que no parece que esté por la labor de aceptar este precepto, que procede del mismo Señor. Si empezamos por la FERE que no ha tenido empacho en hacer suya la Enseñanza para la Ciudadanía, a pesar de promover doctrinas que no concuerdan con lo predicado por la Iglesia (veamos, por ejemplo, lo relativo al tema sexual) a cambio de la financiación concertada con el Estado; siguiendo por todos los editoriales, algunos de ellos manejados por organizaciones religiosas, que no han tenido empacho en publicar el repugnante folleto y concluyendo por todos aquellos frailes, que anteponen sus ideas separatistas y excluyentes a sus deberes católicos de amor al prójimo y solidaridad con sus hermanos del resto de España. Mala jugada les están haciendo a aquellos cientos de miles de españoles que lucharon en la guerra precisamente para que España continuara siendo católica y en contra del comunismo materialista especialmente anatemizado por los Papas de Roma.

Sería muy interesante saber lo que opinan de estos clérigos “separatistas” en las altas esferas de la Curia Romana y, en especial, lo que piensan que es lo “católicamente correcto” de todas estas inopinadas y extemporáneas declaraciones de algunos de sus Pastores, que van, sin ninguna duda, destinadas a favorecer a quienes más se han destacado por su irreligiosidad y, en especial, por su odio, falta de respeto y ataques a los católicos, como se puede comprobar cada día en la radio, la prensa y la TV.

Lo de siempre, lo que viene caracterizando a muchos religiosos, si es que puede llamárseles así que, por fuera, lucen hábitos pero, por dentro, son acomodaticios siervos de su propia conveniencia. Vaya, ¡de los que muerden la mano que les da de comer!

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris