Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Por un futuro en libertad

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 24 de noviembre de 2007, 06:05 h (CET)
Mañana tendrá lugar en Madrid una manifestación convocada por la asociación mayoritaria de víctimas del terrorismo.. Marcha a la cual se han sumado organizaciones cívicas como el Foro de Ermua y partidos políticos como UPD –la valiente Rosa Díez allí estará-, Ciutadans –acudirá Albert Rivera- y el Partido Popular –Mariano Rajoy, que ha hablado con Alcaraz por teléfono para dejar claro el apoyo de su organización a la convocatoria, inexplicablemente no asistirá. No así numerosos dirigentes populares-.

La manifestación se ha convocado bajo el lema “Por un futuro en libertad. Derrotemos juntos a ETA” y en ella víctimas y ciudadanos se encontrarán pacíficamente en la capital de España para exigir la ilegalización de los brazos políticos de ETA, esto es, del PCTV y ANV, así como para exigir la retirada de la infame resolución aprobada por el Congreso de los Diputados en que se autorizaba al gobierno a negociar, en ausencia de violencia, con terroristas y exigir la vuelta al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo.

Pues bien, a pocos días de celebrarse este nuevo acto de rebelión cívica, gobierno y medios de comunicación afines se han entregado a la vil tarea de difamar… a las víctimas. Así, una vez hecho público por el diario “El Mundo” lo que ya era un secreto a voces –la negociación con ETA continúa y estamos ahora mismo inmersos en un parón técnico/electoral-, nada mejor que tratar de vender que ha sido la AVT quien, malévolamente –que ya se sabe que todas esas víctimas, empezando por Alcaraz, son malas y enemigas de la “paz”- ha hecho correr un bulo.

Sinceramente, impresiona que se pueda alcanzar semejante nivel de vileza e ignominia. Impresionan la alevosía y el odio con que algunos se ensañan contra ese señor, sencillo y llano, que representa a cientos de víctimas del terrorismo y que tuvo la mala suerte –para el hermano de un insigne socialista el que unos malnacidos maten a tu familia es como que “te toque la lotería”- de que su hermano y sus sobrinitas fueran asesinadas por Josu Ternera y su cuadrilla.

Es quizás esto uno de los “logros” de esta legislatura: dar rienda suelta al odio (la “bestia que llevamos dormida dentro”, que diría Belloch) que las víctimas de ETA provocan en cierto sector de la izquierda –, que, al fin y al cabo, considera a los etarras asesinos, pero “sus” asesinos y para quienes el enemigo no son, precisamente, los que asesinan a hombres, mujeres y niños por el “democrático” método del tiro en la nuca o el coche bomba, sino cuantos se oponen al socialismo real.

Las víctimas, referente moral de la nación española y de todos los españoles, convocan y a mí con eso me basta. Acudiré. Porque son nuestras víctimas. Porque cualquiera de nosotros podría estar en su lugar. Porque sus seres queridos han dado la vida por nuestra libertad.

Quien a buen seguro que no estará el sábado apoyando a las víctimas de los “hombres de la paz” será ningún cargo público del PZOE. Z, que no puede mirar a las víctimas a los ojos y darles su palabra de que jamás volverá a sentarse a negociar con aquellos miserables que un buen día decidieron arrebatarles, en nombre de una utopía, a sus seres queridos. No puede mírales a los ojos y asegurarles que jamás tendrán que volver a ver imágenes de un terrorista paseando libremente por las calles de San Sebastián por una decisión política, o sea, de la fiscalía, por muy a favor que esté de “procesos de paz”. No puede mirarlas a los ojos y convencerlas de que el proceso de rendición ha terminado para siempre. Ni tan siquiera garantizarles que mientras sea presidente no consentirá que el gobierno persiga y veje a las víctimas al tiempo que califica a los verdugos de “hombres de la paz”. Tampoco puede prometer que jamás tendrán que volver a salir a la calle para exigirle a un gobierno que cumpla con aquellos mínimos que todo gobierno democrático, por el mero hecho de ser democrático, debe garantizarles: memoria, dignidad y justicia.

Y eso es lo terrible. Que, por primera vez en nuestra historia democrática, un presidente del gobierno no puede mirar a los ojos a las víctimas del terrorismo.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris