Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

Algunas lagunas que no agradan a Granada

Ángel Sáez
Ángel Sáez
viernes, 23 de noviembre de 2007, 03:01 h (CET)
(¿DOS DOSIS DE DIOS O SEMIDIOSES EN LA MISMA DIÓCESIS?)

“Homo sum, humani nihil a me alienum puto” (“Soy hombre; considero que nada de lo humano me es ajeno”). Publio Terencio Africano

Seguramente, nada más leer el título y el subtítulo que he escogido y colocado a esta urdidura (o “urdiblanda”), usted, desocupado lector, ya habrá advertido de qué va, cuál es el asunto sobre el que versa la presente: las presuntas calumnias, injurias, acoso moral, lesiones y coacciones que Francisco Javier Martínez, sacerdote de la diócesis de Granada, achaca, como si el susodicho fuera o se tratara de un moderno Heautontimorumenos o hubiera lanzado una ídem de mano contra el otro (el mismo –¿él mismo?-), a quien con sus actos propició la denuncia o querella de éste contra aquél, su sosias nominal Francisco Javier Martínez, el arzobispo de Granada.

Al juez Miguel Ángel Torres, famoso, a su pesar, por haber tenido que vérselas con los imputados en el caso o la “Operación Malaya”, titular del Juzgado de lo Penal número 5 de los de Granada, le ha tocado en suerte o correspondido conocer la causa y resolver el caso.

El prelado, que estuvo en su papel, se escudó en un razonamiento propio de su dignidad: “Tengo que defenderme de una persona cuyo bien deseo con toda mi alma”.

El sacerdote, tras ser destituido como canónigo, archivero y profesor de Teología por su tocayo, (brin)dando éste el solo argumento de la pérdida de confianza en aquél, entendió que el daño ocasionado a su persona y dignidad humana por el arzobispo no podía quedar impune.

Aunque la Fiscalía pidió la absolución del prelado, por no haber quedado acreditado que éste actuara de mala fe, el juez Torres, teniendo en cuenta que todos los seres humanos erramos (incluso él y los sacerdotes –sean éstos superiores eclesiásticos o no-) deberá hilar muy fino. Hará bien en escudriñar al máximo qué verdad/es hay detrás de la razón, “pérdida de confianza”, aducida por el arzobispo.

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris