Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Algo más que sudor

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
miércoles, 21 de noviembre de 2007, 06:07 h (CET)
Los días pasan y el momento que llevamos esperando dos años se acerca, porque después de meses y meses criticando, discutiendo, debatiendo y despotricando sobre las ideas y decisiones de Luis Aragonés, sabemos que nosotros también vamos a tener nuestro momento, ése en el que se nos anuncie la lista de la legión que irá a combatir al frente centroeuropeo en el mes de junio.

Nos ha costado más de lo que esperábamos al principio y hemos sufrido menos de lo que imaginábamos al final. Porque en este país estamos acostumbrados a clasificarnos antes de jugar los partidos. La presencia de España en todas las fases finales de Eurocopas y Mundiales ha terminado por hacernos creer que existe un decreto por el cual la Selección siempre va a estar en el bombo de los elegidos.

Pero llevamos tres años en los que la inercia está cambiando. Las fases de clasificación ya no son un paseo entre rosas y mariposas. Si para ir al Mundial de Alemania tuvimos que sufrir pescas y repescas, para estar en la Eurocopa hemos tenido que rellenar periódicos y horas de radio criticando a diestro, a siniestro, y a Luis, para que la actitud y la mentalidad del equipo cambiaran.

Y en este curso 2007 ha cambiado. Por primera vez en muchos años, la Selección parece que sabe a lo que juega. El mito de la “Furia Española” está bien, pero los Mundiales no se ganan con furia y sudor. Se ganan con calidad y goles. Y España este año ha comprado mucho de las dos. En el centro del campo tenemos tal overbooking de calidad que si pudiéramos venderla pasaríamos a ser la primera potencia mundial en una semana.

Y el gol en el fútbol es como el amor en la vida: o viene cuando le apetece o te lo tienes que currar cada día. La Selección se ha puesto a jugar y los goles llegan porque el fútbol es generoso con quien le sabe tratar, y cuando no, ellos solitos tienen ganas de venir. El caso es que últimamente el gol es como nuestro desodorante, no nos abandona.

Que no solventemos las fases de clasificación con la misma facilidad que antes puede ser causa de dos motivos: que los rivales cada vez son más fuertes o que España cada vez es más floja. Yo me decanto por la primera opción, ya que el fútbol se está globalizando y el primer lugar donde luego se refleja eso es en los combinados nacionales.

Cuando de pequeño decía en casa “es que todos han suspendido” mi madre siempre me contestaba “a mí no me importa lo que hagan los demás”, y después de diez años tengo que seguir llevándole la contraria: si equipos como Italia, Francia o Inglaterra han tenido que exprimir su sudor y su calidad para derrotar a países que no llegan a los dos millones de habitantes, tampoco resulta tan extraño que España haya sufrido en un grupo con Dinamarca y Suecia.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris