Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La España de las Maravillas o ¡A vivir del cuento!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 21 de noviembre de 2007, 06:04 h (CET)
Que quieren que les diga, a veces no sé exactamente si me encuentro en España o si estoy viviendo en una especie del País de las Maravillas, como aquel en el que Alicia tuvo ocasión de experimentar sus extrañas aventuras. Y es que los sucesos que estamos presenciando con este Gobierno del desgobierno, no pueden ser más estrambóticos y desquiciados; tanto que, si no fuera por las irreparables consecuencias que pueden tener para el pueblo español, puede que hasta resultaran divertidas. Lo que ocurre es que para ser gracioso también hay que tener un don especial. Por ejemplo, en mi caso debo confesarles que soy incapaz de contar un chiste con un mínimo de gracia; soy lo que se podría llamar un destripador de “acudits”, como se llama en Barcelona a los chistes y, por ello, ya hace tiempo que dejo que sean los demás los que se encarguen de animar las fiestas a las que asisto. Pienso que, quizá, también sería bueno que estos ministros que nos gobiernan empezaran a pensar en dejar a personas más preparadas, más trabajadoras y más competentes, el ejercicio de sus funciones y se dedicaran a otras tareas que se ajustaran mejor a sus cualidades, porque ¿ algunas tendrán, no?. En cualquier caso, es obvio que, con el importante refuerzo que se está preparando ZP, con los 14 “magníficos” que se va a traer para enseñarnos como gobernar España, todos estos señores que ocupan el Ejecutivo, incluido el señor Blanco, sobrarán.

Pero vean como el señor Moratinos, el que permaneció invisible en los sucesos que se produjeron entre el Rey y el bruto de Chávez, ahora se las da de gracioso. Vamos, es un decir, porque el pobre lo único que puede inspirar al que le escucha es una infinita pena y tristeza. Pero como el pobre ha salido tan trompicado de la Cumbre Americana y no quiere reconocer, de una vez, que es el peor ministro de Asuntos Exteriores que ha tenido España en toda su larga historia; ahora, en Logroño, se ha permitido criticar al monarca diciendo que sin la intervención del Rey no se hubiera producido el incidente con Venezuela. Aclarémonos, ahora resulta que el que tuvo el acierto de impedir que el dictador venezolano continuara poniéndonos como nuevos, es quien tiene que cargarse con la responsabilidad de que, el vocinglero matón, vaya poniendo a España y a todos los españoles como trapos sucios. Si tuviera algo de vergüenza, que no la tiene; si tuviera dignidad, que no la conoce y si fuera la mitad de hombre de lo que lo es el Rey, este sujeto ya habría dimitido hace tiempo. Mucho antes de concertar la venta de navíos de guerra a este sujeto que nos insulta cada día; mucho antes de la majadería de la Alianza de Civilizaciones y mucho antes de que la pinza de Venezuela, Nicaragua y Cuba nos atrapase en sus redes, después de haber estado colaborando con ellas económicamente con la ayuda de nuestras empresas más señeras. ¡Se ha lucido el muchacho y ahora, cuando tiene un problema entre las manos, como no sabe más que humillarse ante el adversario, hace del típico acusica de cole cuando le dice al profesor: ¡La culpa la tiene Juanito¡

Pero lo verdaderamente folklórico, lo típico de la política de cafetín, la españolada de sainete, como aquella maravillosa película, que los más viejos recordarán, que se titulaba “Bienvenido Mister Marschall” de García Berlanga; ha sido la inauguración del AVE en Valladolid. Como la ministra de Fomento tiene necesidad de lavar su imagen, como ya está hasta el tupé de que la pongan de vuelta y media en todos los lugares por donde se atreve a presentarse, incluso en Catalunya; la favorita de Zapatero decidió que algo tenía que hacer para intentar lavar su oscurecida imagen y, para ello, nada mejor que una buena inauguración. Dicho y hecho, pero se le olvidó que no tenía ningún AVE y que tampoco se atrevía a montar en él hasta Valladolid por miedo a que se le hundiera por el camino, se dijo: “pues a falta de un AVE, bueno será un TALGO” y así ha sido como doña Magdalena se presentó, montada en un TALGO que, si bien en velocidad es algo así como una tartana en comparación con el AVE, para un apaño sí servía. Lo malo del caso es que, como la ministra tiene gafe, empezó por llegar media hora tarde a la estación de salida, con lo cual la expedición se retrasó cuarenta minutos y luego, para más INRI, resultó que al meterse en el túnel de Guadarrama se les levantó tal polvareda que se convirtió en una nube de polvo que penetró a través de los conductos del ventilador y la calefacción de los vagones, convirtiendo el aire en irrespirable. Tal cabreo cogieron la Álvarez y su séquito que se vengaron con la prensa a la que prohibieron expresamente que grabasen el evento. ¡De vodevil!

Y es que en España todo va bien. Nos dijeron que no nos preocupásemos por lo de las hipotecas y ahí las tienen más altas que nunca; que no habría crisis inmobiliaria y, aquí la tenemos; menos pedidos, menos ventas, más desempleo y menos afiliaciones a la Seguridad Social. Pero, según ZP,la economía funciona y por eso el FMI ya nos ha advertido que las previsiones de crecimiento hechas por Solbes son impensables y que conviene recortarlas; nos dijeron que no habría inflación y el mes pasado subió un 0’9%; nos dijeron que no subirían los artículos de primera necesidad y vean ustedes lo que está ocurriendo ¡inflación galopante!, sube el pan, las cebollas, la carne, el pescado, la leche y toda una retahíla más que hará que, para estas Navidades el proveerse de vituallas nos cueste a los españoles un 71% más que el año pasado. Menos ventas de coches; menos capacidad adquisitiva para los ciudadanos y más temor a que no podamos llegar a final de mes. Pero eso sí, el Gobierno se desgañita, como si estuviera subastando la nación, haciendo promesas a diestro y siniestro, repartiendo millones dentro y fuera del país y poniendo su sonrisa con la que quiere tranquilizarnos. Aumenta el paro y las empresas despiden a los trabajadores ¡pero, no importa, hay que engañar a los electores para que voten nuevamente al PSOE! Ustedes no se preocupen que, para salvarnos, viene el Séptimo de Caballería con el general Custer a la cabeza, sólo que, en lugar de el glorioso regimiento, nos han traído a 14 sabios progres y, en el puesto del general Custer, al mister Bean que con tanto “acierto” nos gobierna, el inefable señor Rodríguez Zapatero! Si alguien no le pone sal en la mollera, estamos aviados.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris