Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Locos siempre hubo de sobra

Marino Iglesias Pidal
Redacción
martes, 20 de noviembre de 2007, 04:18 h (CET)
A la mayoría, creo, les parecen simples dictadorcillos incómodos, irreverentes, fastidiosos, algunos, tontos que, a ratos, pueden resultar incluso graciosos. ¡Pero! cuando les da por “meterle el ojo” a los intereses españoles, pierden toda la gracia y pasan a ser simples desgraciados peligrosos únicamente para su propio pueblo.

Sobre el peligro ¡para el planeta! que otros suponen, creo, la mayoría no tiene duda. Y de que estos otros son, además, retrasados mentales y liantes, tampoco.

Los ejemplos más relevantes en estos momentos, de los primeros: Chávez; de los segundos: Bush.

Resulta que, ahora, Chávez, Venezuela, va a producir energía atómica con fines pacíficos, tal, dice él, como lo hace Irán, que no cree que Ahmadineyad fabrique bombas atómicas.

EEUU, Bush, ya las tiene, las bombas atómicas digo, y las de hidrógeno también. Ahí están. Y… no sé cuántos, ni tengo ganas de ponerme a averiguarlo, son los frentes de guerra que en estos momentos tiene abiertos Bush, ¡y cómo están cayendo los soldados estadounidenses! Y las bombas atómicas y de hidrogeno ahí siguen, en sus almacenes.

Chávez, como la mayoría de hispanoamericanos, considera que los conquistadores españoles repartieron sus quehaceres entre robar todo aquello que tuviera algún valor y matar indios e indias, a ellas no sin antes violarlas - y seguro que a más de un indio también -. Y a los que perdonaron fue para tenerlos esclavizados, sus cuerpos al servicio de sus dueños con cuerpo, y sus almas al servicio del Dueño de Todo: Dios. Ha visto – Chávez, digo - cómo españoles, que en España no llegaban ni a aprietatuercas – alguno de ellos tenía el atrevimiento de autotitularse de ingeniero -, en no más de tres o cuatro años, se convertían en acaudalados empresarios, y cómo empresas contratistas españolas mantenían en calidad de galácticos al personal que con ellas llegaba de España, mientras que los trabajadores venezolanos que contrataban, ni en sus quimeras mas osadas podían, con los salarios que les pagaban, soñar con otra cosa que no fuera su ranchito y su pasta con salsa de nada o su sancocho de arroz con el mismo acompañante de la pasta, y poquito más. Y lo que sabe o supone – Chávez - de las multinacionales españolas… él lo sabrá o supondrá. De otro lado, tiene por cierto que EEUU son el averno y Bush, naturalmente, el diablo.

En cuanto a Ahmadineyad, no deja dudas sobre su inquebrantable decisión de hacer realidad la geografía revelada de Alá, en la que, por ejemplo, Israel está de más y Al-Ándalus del lado equivocado de la frontera.

¿Qué pasaría si estos personajes, y otros de ideario parecido, tuvieran las bombas que tiene Bush?

Hace poco he leído este comentario, en un escrito - ¡por pluma española! - que criticaba la actitud del presidente norteamericano al respecto: “Y si EEUU tiene la bomba atómica, por qué no la va a tener Irán”.

No recuerdo si quien lo escribió era alguien como yo, o sea que a ratos no tiene nada mejor que hacer, o era profesional. De cualquier modo implantó en mi una rotunda convicción al miso tiempo que una profunda duda. La convicción: Alguien está rematadamente loco/a. La duda: ¿Quien eso escribió o yo?

Noticias relacionadas

Dame el petróleo y toma el manual de USAID

El petróleo atrajo revoluciones y guerras en América Latina, confirmando que la riqueza del subsuelo sentenciaba la tragedia del pueblo que habitaba su suelo

Crecidos por la discordia, desbordados por la violencia

Menos bombas y más abrazos, menos armas y más alma

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris